Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Argentina: Rebeldía de pañuelos verdes


Por: Lourdes Montero
La semana pasada muchas estuvimos pegadas al internet siguiendo una de las discusiones parlamentarias históricas en el tema de los derechos de las mujeres de América Latina. Tras una extensa lucha de los movimientos feministas en Argentina, la Cámara de Diputados aprobó el 14 de junio un proyecto de ley que busca despenalizar el aborto. La normativa pasa ahora al Senado para su tratamiento y eventual sanción definitiva.
Para entender lo ocurrido en el Congreso argentino, es necesario remitirse 11 años atrás, cuando se presentó por primera vez el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), pero que nunca logró el consenso necesario para ser discutido. Su promoción es el resultado de la campaña “Aborto Legal, Seguro y Gratuito”, una alianza formada por un movimiento de mujeres, frentes políticos y movimientos sociales que habían presentado la iniciativa seis veces y apenas lograron la firma de 60 legisladores. Actualmente el movimiento suma 305 grupos de organizaciones y personalidades, aunque su cara más visible son las marchas de mujeres del pañuelo verde, diversas y con masiva presencia en las calles. Feministas de toda índole, militantes políticas, hippies con flequillo, chicas fashion o piqueteras es la marca de este movimiento joven.
Y es que los datos revelados en torno al aborto como problema de salud pública son espeluznantes: según Unicef, anualmente 3.000 niñas entre los 10 y 14 años son madres. Según el Ministerio de Salud, el embarazo terminado en aborto es la primera causa de muerte materna; y uno de los estudios estima que hay entre 371.000 y 522.000 abortos inducidos al año. Todo esto llevó a una discusión nacional histórica que, desde el 10 de abril, generó que 738 oradores expusieran en sesiones abiertas del Parlamento sus argumentos; y que el debate de la Cámara de Diputados se extienda por 23 horas. La votación concluyó con 129 votos a favor y 125 en contra, reflejando una sociedad polarizada en un tema crucial para la vida de las mujeres.
¿Qué comprendimos en estas intensas jornadas? En primer lugar, que la participación política de las mujeres en el sistema de representación democrática ha posibilitado que los “temas de las mujeres”, que podían ser vistos como problemas privados o menores, van adquiriendo protagonismo en la escena pública y pueden constituirse en candentes temas de discusión que incluso rompen con la tradicional visión de la política de derecha e izquierda (constatamos que en el caso de Argentina la disciplina partidaria vivió sus límites); movilizan amplios y diversos sectores en las calles (sobre todo jóvenes, usualmente desencantadas/os del campo político) y cautivan la atención mediática como centro de la acción política.
En segundo término nos permitió constatar un nuevo ciclo de las luchas feministas que, como en sus primeros momentos históricos, vuelven a las calles y despliegan una pasión/convicción que rompe con la política institucional. Este movimiento, denominado la “Revolución de las hijas”, es una inesperada irrupción que, reclamando promesas incumplidas de igualdad, se plantan pañuelos y vuelan corpiños para exigir sus derechos desde los colegios a la plaza pública.
Por último, rescato tres ideas centrales de la larga discusión congresal: i) el aborto es un problema de salud pública que requiere urgente atención del Estado; ii) las muertes por aborto son un tema de justicia social: las que mueren por complicaciones del aborto son las mujeres pobres, por falta de atención de salud pública; y iii) votar contra una ley que despenaliza el aborto no es votar contra el aborto, es votar a favor de la clandestinidad. Los abortos ocurren y seguirán ocurriendo en un Estado que los penaliza.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales