Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Carlos Mesa y su autodemolición


Por: Camilo Katari
Los personajes ilustres en su mayoría son las personas que han contribuido al mantenimiento del orden jerárquico de la sociedad y el Estado. Así hemos tenido a través de nuestra historia los ‘intelectuales de la colonialidad’, que justificaron la opresión de los pueblos originarios y las culturas subalternas.
En una larga lista nos encontramos con nombres como Gabriel René Moreno, Alcides Arguedas, Fernando Diez de Medina y un largo etcétera. La mentalidad colonial no se expresa solamente en los textos o discurso o hablar muy bien sobre aspectos históricos o refutar contenidos jurídicos, sobre todo se manifiesta en las actitudes.
De ahí que la actitud de Carlos D. Mesa de remover su actitud de víctima y que pretenden demolerlo también pasa por ese tipo de actitudes, eso se vio demostrando su elevado narcicismo cuando afirmó hace pocos días: “El Gobierno parece estar invitándome a ser candidato, parece que le gusta que sea candidato”, con lo que expresa su vacilante falta de valor de tomar decisiones por sí sólo, ya que ante la pregunta “¿aceptaría la invitación? Mesa dijo: “Quién sabe”.
Cuando en 2002 Gonzalo Sánchez de Lozada decide que su acompañante de fórmula sea Carlos D. Mesa, es porque éste es un representante de la clase media, no por sus cualidades políticas. Se trataba de captar votos de un segmento de la población utilizando el capital social acumulado por Mesa en su calidad de periodista, pero no por su experiencia política.
La verdad es que Carlos Mesa ha demostrado desde lo más profundo de su ser una notable inseguridad y ser complaciente con la corrupción. Pero además, esa falta de valor la llena con una vanidad sin límites, como es creer que el Gobierno está preocupado por invitarlo a ser candidato, ya que cuando era presidente salió tirando la toalla, el pueblo es testigo de las más de dos oportunidades, entre jueves y domingo, en que amenazaba con renunciar.
Y más allá de la aclaración sobre su responsabilidad en el caso que investiga la Policía Federal brasileña, respecto al caso Odebrecht, en el que aparecen las iniciales C.M. en el pago de sobornos o el caso del pago de resarcimiento de 46 millones de dólares, dictado por un tribunal arbitral en favor de la empresa Quiborax, lo que debe quedar claro es que el Gobierno no necesita ninguna estrategia de demolición de su imagen, pues él ha hecho méritos por motu proprio para derrumbarla.
Vale decir que fue una especie de ídolo para los ingenuos que creyeron en él, pero con pies de barros. Cuando Carlos Mesa llegó al poder gozaba de un amplísimo apoyo popular, pero lo echó por la borda, precisamente porque no tuvo la valentía de tomar decisiones, que fue lo que en su momento demandaba la población boliviana, como fue la nacionalización de hidrocarburos y convocar a la Asamblea Constituyente.
No vamos a juzgar la actitud de Carlos Mesa, tendrá sus razones, pero sí podemos afirmar que los hechos de octubre de 2003, su negativa a ser testigo de las víctimas y tras el fallo en EEUU, así como la labor de su gestión, no pesaron trascendentalmente como el pueblo esperaba.
Recordar los hechos históricos y reconstruirlos no como algún ex vicepresidente, sino también con el propósito de hacerlo visible, califica esta recuperación de la memoria histórica, en rigor de verdad, que quien lo persigue es la historia.
Así que no hay intencionalidad alguna de demoler la imagen de Carlos Mesa, pues no existe necesidad para ello, ya que él mismo ha hecho los méritos suficientes para su suicidio político y si pruebas faltaran para afirmar que el Gobierno no quiere “demoler” su imagen, ha sido pues el presidente Evo Morales quien lo invitó a ser vocero de la causa marítima, con lo que demostró una desprendida actitud.
Carlos D. Mesa tiene el legítimo derecho a presentarse como candidato, pero también es el pueblo el que tiene el derecho legítimo a pedirle coherencia entre los discursos y los hechos, entre la verdad histórica y los “olvidos” intencionados.
La historia, con su registro implacable de las actitudes y los hechos, pinta de cuerpo entero a las personas que fueron ilustres simplemente por los artificios de sus entornos mediáticos y la mediocridad aduladora, pero será la misma historia que se encargará de demolerlo porque nunca fue coherente y trasparente con su pueblo porque nunca le habló claro.
Es escritor e historiador potosino.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

  1. Se nota que un indiaco cutre escribió esta pelotudez llena de odio y envidia. Los MASacos van a caer como moscas y ratas muertas cuando caiga su gobierno narcococalero.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en