Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La nación inevitable

Por: Anselmo Esprella
La noche del 18 de diciembre del año 2005, las creencias y las prácticas que durante 500 años sustentaron el patético edificio colonial, cayeron hecho trizas sobre el piso de adoquines de la plaza principal de Bolivia. País, en el que jamás el indígena ha votado por el indígena, en el que la sombra colonial, se mantenía inalterable, perenne y brutal, una sociedad que aprendió a escupirse toda vez que se miraba al espejo y en la que se cumplía a cabalidad la afirmación de Frantz Fanon: “la victoria del colonialismo consiste en que el colonizado, se desprecie a sí mismo, se avergüence de sí mismo”.
Por eso, aquel 18 de diciembre, la alegría de los pueblos excluidos, no cabía en las lágrimas. Porque, nunca se trató solo de los miles de ítems en educación y salud, de los miles de establecimientos educativos y hospitales, construidos en 12 años, en definitiva, no solo se trata de los 3 millones de indigentes que hoy son clase media gracias al pueblo. Se trata también de la conquista de ciudadanía y de desmantelar los vínculos simbólicos y materiales, del Estado colonial.
“No soy un animal, saqué el pie de la trampa”. El 9 de junio de 1537, la Iglesia Católica, descubre que es la tierra la que gira en torno al sol y no al revés, que los indios tienen alma y sentimientos, pero nadie les cree. Mucho menos los conquistadores y republicanos, que prefieren mirar para otro lado y continuar construyendo el desvergonzado sistema de exclusiones que sobrevive hasta nuestros días.
EI artículo 14, de la primera Constitución que tuvo Bolivia, señalaba que para ser ciudadano era necesario, “Saber leer y escribir... y tener algún empleo”1. La mayoría de quienes habitaban la inmensa extensión de aquella patria reciente, no sabían ni tenían. Si los elementos esenciales y constitutivos de un Estado, son el territorio y la población, Bolivia nace como un país desierto. Una gigantesca geografía de 2,3 millones de kilómetros cuadrados de montaña, selva y costa, nace sin habitantes, sin ciudadanos.
A lo largo de la historia nacional, el ámbito en que se construye ciudadanía, constituirá una práctica reservada a las élites.
En ninguno de los 157 artículos de aquella Primera Constitución, figuraba la palabra mujer ni la palabra indio o indígena; seres invisibles y escurridizos, que no tenían derecho a respirar ni a desahogarse, sin permiso.
Junto a la Primera Constitución, nacen también las naciones clandestinas. La nación oficial nunca habla de ellas, pero existen. En este frustrado nacer de Bolivia, el indígena será el único sector que contribuirá a las arcas. Sector contribuyente, pero no perteneciente.
EI 26 de octubre de 1839, durante el gobierno del General José Miguel de Velasco, el Congreso sanciona una ley que refuerza la exclusión a las naciones y pueblos: “Solo los ciudadanos que sepan leer y escribir y tengan un capital de 400 pesos, gozan del derecho al sufragio”2. Las elites se atribuyen el privilegio de la democracia, derecho universal negado a los pueblos.
El 20 de marzo de 1866, el General Mariano Melgarejo, emite un decreto que instruye el remate de las tierras de las comunidades indígenas. (Su presidencia, representó de muchas formas la llegada al poder, de la elite minero terrateniente, acaudalados militantes del Partido Rojo, donde participaba toda la oligarquía boliviana. Después, las castas abominarán su nombre, pero el miembro “más distinguido” de aquel partido fue: Mariano Melgarejo). El decreto establecía que toda propiedad comunitaria, es del Estado y demanda que quienes viven en ellas, compren títulos de propiedad individual, cuyos precios oscilan entre 80 y 100 pesos. Los juristas de Melgarejo, saben que el pueblo es analfabeto, por eso “…no se hizo conocer el decreto a la indiada, resultó ésta infringiendo la norma, a cuya causa hubo de perder las tierras. El gobierno las vendió a sus acaudalados adictos”3: El Estado republicano, reconoce a los indígenas como ciudadanos, si éstos, venden sus tierras.
En octubre de 1934, en plena Guerra del Chaco, los Jilakatas de las provincias próximas al Lago Titicaca, llegan a un acuerdo con los militares que patrullan las comunidades buscando adolescentes para arrastrarlos a la guerra. Les dicen, si vamos a enviar a nuestros jóvenes al matadero, que sirva para que los niños campesinos aprendan letras. El gobierno se comprometió a construir escuelas rurales en las comunidades. Salieron entonces de la montaña, unos chiquillos de ojos espantados, se despidieron de sus padres sin palabras ni lágrimas y marcharon al Chaco. La mayoría no regresó jamás. A los que por un descuido del destino pudieron volver de la condenación eterna, la comunidad los llamará “machaq ciudadano”, “Ciudadano Nuevo” que tuvo que ir al infierno, morir varias veces, para merecer esa categoría.
El 10 de mayo de 1945, al concluir el Primer Congreso Indigenal, las naciones y pueblos, marchan por la ciudad desierta gritando vivas a un país que por primera vez, les permite caminar por las aceras, como cualquier hijo de vecino. Un año después, los dueños de las cosas, colgarán de un farol al presidente Villarroel, facilitador de aquella herejía de igualdad y todo volverá a la normalidad: las personas por la acera, los animales por la calzada.
El 9 de abril de 1952, el pueblo, harto de ser el que siempre muere, en esta gran guerra de posiciones, contra un Estado asesino serial, en solo tres días acaba con el ejército republicano. Este hecho permite al pueblo conquistar ciudadanía política, por lo que el 21 de julio de 1952, se promulga el Decreto de Voto Universal, hombres y mujeres, cualquiera sea su grado de instrucción y condición social; podrán sufragar. Pero un partido oportunista se apropiará de la sangre derramada, de las banderas y del gobierno. A “los revolucionarios” de papel, les durará la euforia nacionalista, exactamente 4 años, después volverán a entregar a EEUU las minas y el petróleo, recuperados por el pueblo.
Pero transcurrirán todavía, otros 50 años, para que el pueblo rompa la maldición y vote por sí mismo. “Anoche te esperé, 500 años pasaron, ya es hora de que salga el sol”, decía un graffiti en la ciudad de La Paz, en pleno neoliberalismo y cuando ya comenzaba a divisarse en el horizonte, la silueta de un pequeño partido de campesinos, perseguido por la policía, el ejército y la DEA.
Amontonaron las calles de cadáveres, entonces en plena noche, salió el sol y fue 18 de diciembre del año 2005.
Como era de esperarse, el gobierno de Evo, no tuvo ni tendrá ni un solo día de tregua. Lo sabíamos. Ellos nunca votaron por nosotros ni lo harán. Nunca les interesó el país ni la democracia.
Casta que escribía poesía, mientras enviaban al pueblo, al matadero. Por eso perdieron tres guerras, por eso le robaron sus empresas al país más pobre del continente y continuaron como si nada, masticando chicle y gobernando un país al que temen, en la misma proporción que desprecian.
Hace 200 años que la Bolivia de la resaca, viene diciendo que no se puede. Con sus mejillas coloradas, sus manos sin oficio y su corazón huérfano de pasiones, tanto que por desidia y cobardía, fueron incapaces de oponerse militarmente a este gobierno, entonces contrataron mercenarios croatas, húngaros, argentinos, uruguayos y brasileños, para que conquisten la independencia de la Media Luna y luego se la entreguen a ellos, que aguardaban desparramados en la hamaca.
En Bolivia, dicen que los perros de la oligarquía, igual que sus dueños, ladran de echados.
El pueblo no renunciará al pan ni a lo conquistado, tampoco al derecho, a tener derechos.
Notas:
1.- http://www.lexivox.org/norms/BO-CPE-18261119-1.xhtml
2.- HERBERT S. Klein, “Historia de Bolivia” librería editorial JUVENTUD. P. 156
3.- MONTENEGRO Carlos, “Nacionalismo y Coloniaje” editorial LOS AMIGOS DEL LIBRO. P. 148

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en