Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Arqueología del fuego


Por: Marlene Quintanilla

Nuestra especie, el Homo sapiens, logró utilizar el fuego hace más de 600.000 años. Gracias a éste, la calidad de vida de nuestros ancestros mejoró sustancialmente, al permitirles consumir alimentos cocidos, que les brindaban más calorías. Además, las fogatas les ayudaban a combatir el frío y a sus predadores. En esa época, el hombre parecía estar más conectado con su entorno. Temía al fuego, comprendía su potencial y estaba consciente de su voraz poder destructivo.

En la era de la industrialización, el fuego posibilitó el uso de maquinarias a vapor (fábricas, ferrocarril, embarcaciones, etc.). Y si bien su uso impulsó la economía de los países, también produjo catástrofes como las de Chicago en 1871 (300 muertos y 17.000 edificios destruidos); o la de Biobío en Chile en 2012 (32.000 hectáreas incendiadas). Actualmente el fuego se utiliza para agilizar tareas como la eliminación de la basura o eliminar las malezas en los campos agrícolas; práctica que “olvida” que el fuego elimina todo, incluso la fertilidad de los suelos más productivos. 2017 fue catalogado como el peor año de incendios a nivel mundial, debido a la falta de lluvias y el incremento de las temperaturas. Este año parece que vamos por el mismo camino. La imprudencia del hombre, sumada al cambio climático, está calcinando millones de hectáreas de bosque y otros ecosistemas, donde mueren millones de animales y se impacta gravemente zonas de recarga de agua. En Bolivia, la población de Tarija no pudo evitar la quema de más de 10.000 hectáreas. Se perdieron vidas, cientos de familias fueron damnificadas y se dañó la zona generadora de agua. En Santa Cruz, al igual que en otras regiones del país, recurrentemente los chaqueos ponen a las autoridades en emergencia. El fuego se populariza una vez iniciada la época seca, quizás porque es la herramienta más barata para habilitar tierras para la siembra. Pero cada año las pérdidas económicas son incalculables, por causa de los incendios forestales y los focos de calor.Si cada incendio es una lección, no aprendemos de ello. Actualmente Suecia no logra controlar un incendio que está arrasando miles de hectáreas pese a la ayuda internacional. El fin de semana, en Tarija y en Santa Cruz se desataron muchos incendios por la quema de basura. Ya son varios eventos de este tipo registrados en lo que va del año.

Resulta paradójico que el Homo sapiens de hoy, con mayor inteligencia y capacidad para medir el peligro, subestima el poder del fuego. Hemos olvidado que “quien juega con fuego se quema”. El fuego nos ha ayudado a persistir como especie; sin embargo, hoy su uso descontrolado e irresponsable ha modifica nuestro medio ambiente y nos está conduciendo a la agonía del cambio climático.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en