Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Crisis de niños inmigrantes


Por: Lourdes Montero
El jueves pasado se cumplió el día límite impuesto por un juez federal de Estados Unidos para la reunificación de todas las familias separadas en la frontera. Sin embargo, la crisis continúa, debido a que de los 2.500 menores separados solo 1.800 han logrado la reunificación. Esto significa que al menos 700 menores no han sido devueltos a sus padres porque éstos no cumplen con los requisitos para una entrega (por ejemplo, pruebas de ADN que prueben sus vínculos parentales), o porque directamente sus familias no pudieron ser contactadas, luego de haber sido deportadas separadas de sus hijos.
Esta crisis se desata en abril de este año cuando el fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, anunció la política de “tolerancia cero” de la Casa Blanca contra la inmigración ilegal. La idea surgió de la mente del general John Kelly, jefe de Gabinete de Trump, e implica que la Justicia considere a los adultos que intentan penetrar en territorio estadounidense como delincuentes que deben ser juzgados. Esto significa que pierden automáticamente la custodia de sus hijos. Antes de esta decisión, cruzar la frontera se consideraba una infracción administrativa, y por ello no se procedía con la rigurosidad actual.
Esta medida ha puesto en contra de la Administración Trump prácticamente a toda la opinión pública de Estados Unidos, con voces de indignación de las iglesias, defensores de derechos humanos, políticos de ambos partidos y hasta de la mismísima primera dama. Expresando ese sentimiento generalizado, el popular periódico neoyorquino Daily News publicó en una de sus portadas la foto de una niña de dos años que lloraba desconsoladamente mientras su madre era detenida. Acompañaba la imagen el titular: “Cruel. Desalmado. Cobarde. Trump”.
Esto no ha conmovido al Presidente de Estados Unidos, quien, como hace siempre, se mueve discursivamente entre ambas posiciones. Primero declaró que no iba “a ignorar la ley”, pero luego manifestó que “detesta” ver niños separados de sus padres. En junio pasado, presionado por las protestas, Trump firmó una orden ejecutiva para frenar las separaciones.
Los analistas sostienen que la criticada medida fue pensada para forzar a la oposición demócrata a suscribir con los republicanos una nueva legislación en materia migratoria que incluya la financiación del vergonzoso muro con México. Para otros, solo fue un globo de ensayo de Donald Trump para ver hasta dónde puede avanzar en su política radical contra la inmigración, incluso violando los derechos humanos. Esta medida, a pesar de las voces de protesta, no parece molestar a toda su base votante; una encuesta de opinión nacional mostró que casi uno de cada tres adultos estadounidenses apoya la política.
Este contexto nos vuelve a la constatación de que el problema no es Trump y sus ideas, sino su base votante. El racismo y la xenofobia estadounidense no se extinguirían sin Trump, de la misma manera que no nacieron con él. Si sus ideas lograron ganar las elecciones es porque encontraron resonancia en una parte del pueblo estadounidense que, siendo de esencia migrante, cree que el mejor camino del desarrollo de un país es la uniformidad racial.
El triunfo de Trump expresa que los valores de la tolerancia, la diversidad como una ventaja y la integración social, que consideramos pilares básicos de nuestra convivencia social contemporánea, pueden ser puestos en crisis y en cuestionamiento en nuevos tiempos de nacionalismos conservadores. La crisis de los niños separados de sus padres en EEUU es solo la punta del enorme glaciar que implica el problema de la crisis humanitaria provocada por la inmigración.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en