Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La bandera de Sebastián


Por: Marcel Lhermite

La mayoría de las personas tenemos muy presentes, por ejemplo, la imagen del hombre pisando la luna, la del hombre que enfrentó a los tanques chinos en la plaza de Tiananmén o a la niña vietnamita corriendo desnuda tras haber sido víctima del napalm.
Es que, como dice el dicho popular, “una imagen vale más que mil palabras”. Si bien no podemos cuantificar exactamente el valor de esta afirmación, sí podemos asegurar que las imágenes comunican mucho.
El valor de la imagen en la política es fundamental. Por ejemplo, se afirma que el líder del Partido de los Trabajadores de Brasil, Luiz Inácio Lula de Silva, no fue presidente hasta tanto la sociedad no lo vio vestido de traje. Ataviado de terno un segmento de votantes brasileños se hizo a la idea que así sí se adecuaba a la figura que revestía –para ellos– el cargo a ocupar.
Hay imágenes que generan hechos políticos y marcan la historia de la humanidad. En muchas ocasiones son casuales y en otras planificadas, forman parte de la estrategia del líder, del partido o de la nación, buscan alcanzar un objetivo determinado en una campaña electoral, dentro de la comunicación de gobierno, etc.
Un ejemplo muy claro –y bochornoso– de esto se dio el pasado 28 de setiembre, cuando se celebró en la Casa Blanca una reunión entre los presidentes Donald Trump y su par chileno Sebastián Piñera. En la ocasión, el mandatario latinoamericano exhibió una imagen de una bandera estadounidense que incluía una pequeña bandera chilena formada por dos de las franjas del estandarte norteamericano y la última de sus estrellas.
La bandera seguramente sea el símbolo máximo que tiene una nación. Forma parte de la identidad de un país. Pocas cosas nos causan más emoción que ver ondear nuestra bandera o escuchar el Himno patrio cuando estamos en el exterior. Además tiene la característica de representar a todos los ciudadanos de un país, más allá de ideologías políticas.
Pueden encontrarse muchos significados dentro de la imagen que presentó Piñera al mundo. Quizás el principal refiera a la soberanía. Chile es un país libre e independiente, tiene su propia bandera. Pues bien, es habitual en muchas colonias del mundo –o países que fueron colonizados– tener dentro de su bandera la representación del país imperialista.
Las estrellas de la bandera de Estados Unidos además representan a los cincuenta estados que componen este país, por lo que haber seleccionado la última de las estrellas estaría convirtiendo a Chile en el último de los territorios dependientes del gobierno norteamericano. Mientras que las dos barras significan las colonias que formaban Estados Unidos al momento de independizarse del Reino Unido.
La sumisión de un país a otro quedó reflejada en la imagen, el hecho de querer ser parte de la simbología estadounidense, al punto de forzar el diseño del emblema norteamericano. Además también pueden realizarse innumerables lecturas políticas del hecho, que seguramente no representa mayoritariamente el pensar ni el sentir del pueblo chileno ni latinoamericano.
Piñera explicó posteriormente que el objetivo de su mensaje fue que “Chile está en el corazón de Estados Unidos”, situación además que no es ratificada por la política exterior que impulsa la Casa Blanca.
Haber mostrado esa bandera en el cónclave nos asegura que el hecho estuvo planificado, lo cual agrava la situación, porque alguien pensó en el objetivo a alcanzar y en el significado de la acción.
Todo hecho se convierte en una acción de comunicación, por lo que cada situación que generamos en política trae aparejadas consecuencias, que en ocasiones, cuando no se miden profesionalmente, pueden ser lesivas para un pueblo, para la imagen y reputación de un país e incluso para el futuro de un político.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en