Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Algunas claves para conocer los motivos del bloqueo de EE.UU. contra Cuba

Por: Javier Larraín
Con el triunfo de la Revolución cubana, el 1 de enero de 1959, no sólo fue derrocado uno de los más trogloditas, sanguinarios y chimpancé –no da para gorila– militares del Caribe, Fulgencio Batista, sino que además trastabillaron los planes de explotación capitalista que las burguesías nativas tenían reservados para las amplias mayorías de nuestra América. En efecto, en menos de un lustro, la nueva Cuba abrazó abiertamente las ideas humanistas de José Martí, el comunismo de Carlos Marx, Federico Engels, Lenin y José Carlos Mariátegui, y se dispuso a construir aceleradamente la primera revolución democrática-popular, agraria, antiimperialista y socialista del Hemisferio occidental. 
Hasta antes de aquel año, verdadero «parteaguas» en la historia de las luchas sociales y políticas de las y los pobres del continente, la vieja Cuba fue una semicolonia yanqui devenida en guarida de mafiosos de la talla de Al Capone, Lucky Luciano, Meyer Lansky y Santo Trafficante Jr. Tal como quedó espléndidamente registrado en el film dirigido por Francis Ford Coppola: “El Padrino”.
Las tempranas medidas adoptadas por «los barbudos del Granma», como la depuración de los Tribunales de Justicia y Fiscalía, la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas, la intervención de la Compañía Cubana de Teléfonos, la Reforma Urbana, el uso público de las playas, la Ley de Reforma Agraria y la creación de las Milicias Nacionales Revolucionarias (MNR), entre otras, causaron tres efectos: 1) La Revolución amplió su base social de apoyo entre los pobres del campo y de las ciudades; 2) La Revolución creó las condiciones materiales para la extinción de todas las formas explotación social y con ello facilitó la emancipación económica, racial y de género; 3) La burguesía nacional y extranjera –sobre todo estadounidense– reaccionó con fiereza ante la pérdida de sus privilegios y la emergencia de una radical revolución, como dijera el propio Fidel Castro, “de”, “por” y “para” los humildes.
Como en décadas pasadas, cuando una internacional burguesa liderada por el Imperio Británico, Francia y  EE.UU. –junto a otra decena de países– intentó ahogar en sangre a una recién nacida Revolución bolchevique, fue invadida también la isla por mercenarios en Playa Girón (1961), amenazada con hacerla desaparecer de la Tierra a punta de bombas nucleares en la Crisis de Octubre (1962) y, entre tantos macabros estratagemas, sometida al más cruel e inhumano bloqueo económico, comercial y financiero de la historia universal (1962 hasta la fecha).
Con la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas-URSS (1991) y la consecuente desaparición del Consejo de Asistencia Económica Mutua-CAME (1991), la Revolución cubana dio inicio al Periodo Especial en Tiempo de Paz, sobrellevando otra ofensiva del capital empecinado –en la nueva coyuntura– en endurecer el bloqueo mediante las leyes Torricelli (1992), Helms-Burton (1996) y Reforma de las Sanciones Comerciales e Incremento de las Exportaciones (2000). Poniéndose a prueba Cuba, otra vez, frente al amenazante objetivo original del bloqueo que, en palabras del secretario asistente de Estado del presidente Eisenhower, Lester Mallory, era y continúa siendo: “provocar hambre, desesperación y el derrocamiento del gobierno”.   
El bloqueo ha significado a la nación caribeña  un costo que asciende a los 933 mil 678 millones de dólares, lo que equivale a aproximadamente 25 veces la economía de Bolivia (2017). En el libro de ensayos “Cuba defendida”, el prestigioso escritor cubano Roberto Fernández Retamar nos habló del imaginario “Haipacu”, utopía emanada de la Revolución de Haití, la Paraguay del doctor Francia y la Revolución socialista de Cuba, tres procesos liberadores radicales, tres intentos de redención humana, tres modelos genuinos autónomos-antiimperialistas- nuestroamericanistas, tres experiencias enérgicamente  reprimidas por los imperios metropolitanos y las oligarquías del continente, dos modelos derrotados y sólo uno sobreviviente.  

La gran tragedia de Cuba es que justo en su territorio se estrenó el imperialismo de EE.UU. al mundo (1898) y, por azares de la historia, igualmente allí comenzó el progresivo declive del imperio más poderoso de la humanidad (1959), cuestión que las elites norteñas jamás perdonarán. El boqueo contra Cuba tiene un profundo trasfondo político e ideológico, condensa una carga histórica sin precedentes, por eso, aun pidiendo los países miembros de las Naciones Unidas su cese definitivo –como ha sucedido en 28 ediciones–, es altamente improbable que esto ocurra. Mientras tanto, a toda mujer y hombre honesto del  planeta le cabe apoyar sin miramientos a la Revolución cubana, demandar el inmediato fin del bloqueo, revelar la política genocida de la administración Trump y con la mano en el corazón preguntarse: ¿mientras exista el bloqueo qué podemos hacer para socorrer a esa gloriosa y única revolución socialista de América?        

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en