Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

(Casi) todo el problema fue comunicacional


Por: Verónica Rocha Fuentes
Cuando despertó, su militancia estaba ahí. Así, de la manera más monterrosiana posible arrancamos esta semana. Como muchos bolivianos, me tomé con el trago amargo de saberme militante de un partido que recién en abril obtuvo su personería jurídica. Es comprensible; la sensación de manipulación y estafa está ahí. Así como también está la mucha y escandalosa desinformación, que —caos e indignación de por medio— no ha podido ser revertida. Ya sea por omisión de quienes estamos convocados a brindarla y procesarla (TSE y medios), o por la reacción de quienes deberían recibirla (la ciudadanía).
Si bien en las últimas horas se ha revelado que el ente electoral no filtró el padrón de militantes antes de hacerlo público con el ánimo de que la ciudadanía colabore con este proceso, ha quedado en mayor evidencia que esta acción no llegó acompañada, hasta ahora, de un efectivo plan de comunicación; lo que a su vez ha generado incertidumbre en la ciudadanía. No hay peor medida de gestión pública que aquella que no se informa, más aun cuando involucra intereses (¡datos!) de la ciudadanía de manera tan directa.  
Suponiendo la buena fe con la que se tomó la decisión de abrir el registro de militantes, es preciso poner sobre la mesa cierta información para entender mejor lo que ha ocurrido durante toda la semana. El padrón electoral biométrico de votantes es algo totalmente distinto al padrón de militantes. Nunca antes ha existido un padrón de militantes, es la primera vez que tanto el OEP como la ciudadanía estamos conociéndolo.
La realización de primarias es lo que genera la necesidad de contar con un padrón de militantes. Y su conformación es una actividad planificada y hecha pública en el marco del calendario electoral; así como la consulta de la ciudadanía para que colabore en este proceso. El marco legal con el que se recogió buena parte de la información hecha pública fue transitorio (existe un reglamento transitorio para ello, que duró un mes y que fue derogado el 1 de noviembre). Otra parte del registro estuvo enmarcado en la antigua Ley de Partidos Políticos y sus reglamentos (en uno de ellos de 2007 sigue vigente).
La información hecha pública data desde 1991 hasta agosto de 2018, y hace referencia al registro de 1,2 millones de militantes. Aún falta incluir información de los últimos meses de este año, la cual, producto de la movilización partidaria impulsada precisamente por las primarias, suma cerca de 1 millón de registros, que serán añadidos a esta base de datos. De acuerdo con el calendario electoral, hasta el 13 de diciembre debería contarse con el primer padrón de militantes consolidado en el país. Y después de esa fecha no podrá hacer cambios al padrón, razón que explica por qué se tomó la decisión de “abrirlo” ahora.  
Dadas ciertas certidumbres que terminan de dibujar el complejo panorama, se hace más que necesario que el OEP no se enfrente al sistema partidario, culpándolo de registros de militancia fraudulentos (aunque ciertamente sea responsabilidad de las organizaciones políticas tal adulteración). Más bien debería hacer un mea culpa por no haber podido comunicar/publicitar adecuadamente las dificultades que implican conformar un padrón de más de 2 millones de militantes. Asimismo, debería retomar su obligación de informar pedagógicamente sobre temas electorales, con el fin de dar certidumbre a nuestra democracia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en