Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Maldición de sucha


Por: Remitente Ferreira

Cuando alguien desea algo malo, en el oriente del país solemos decir: “maldición de sucha (buitre) no mata caballo”. Esto, en sentido de que los malos augurios de personas descalificadas no preocupan a nadie. Nada más cercano a lo que ocurre hoy con supuestos “analistas”, economistas de dudosa competencia, exautoridades financieras de gobiernos pasados célebres por su mediocridad, y finalmente articulistas mercenarios que tienen como objetivo principal cuestionar, sembrar dudas y confundir.

La libertad de expresión los cobija; es cierto, y en general el pueblo no les da la importancia que ellos quisieran. Es notorio el caso de algunos opinadores que desde el 2006 vaticinaban la ruina del país si se nacionalizaban los hidrocarburos, o si el Estado asumía competencias que antes ejercían las transnacionales. Estos opinadores y “expertos” se regocijaban con el proceso inflacionario que iba a desencadenar el doble aguinaldo; y cuando comprobaron que la medida lejos de ser inflacionaria incrementó la demanda agregada, beneficiando a la población ocupada en los sectores informales, callaron en siete idiomas. Durante meses su tema fue el agotamiento de las reservas de gas y del inminente shock que eso significaría para el país; pero cuando técnicamente se demostró que sus malos augurios eran más deseos que realidad, pasaron a otro tema. 

Se encargan de repetir como loros que la economía del país es extractivista, olvidándose que a los gobiernos a los que ellos servían eran extractivistas de verdad. No se dieron por enterados que hoy Bolivia no compra GLP como lo hacía hasta hace no mucho; y más bien exporta este producto refinado a Perú y Paraguay. Le pusieron reparos de todo tipo a la planta de urea que hoy exportamos y que hemos dejado de importar; así como a la planta evaporítica de Uyuni, que nos permitirá convertirnos en uno de los más grandes proveedores de litio industrializado del mundo.

Hoy estos malentretenidos y viciosos de la mentira se han puesto a especular en contra de los intereses del país. La decisión administrativa del Banco Central de Bolivia de no vender dólares al por menor en ventanillas, sino de vender vía sistema financiero, les ha servido para inventar una sarta de incongruencias que a un estudiante de primer año de Economía le causaría risa. Teorizan acerca de que la baja de las reservas internacionales netas (RIN) del país es el preludio de la devaluación, que ellos estiman (en realidad desean) provocará una crisis inflacionaria como la de Venezuela. Afirman, como expertos, que la moneda nacional está sobrevaluada, y que la economía debe regirse por la ley natural de la oferta y la demanda (sin que el Estado intervenga); y por lo tanto, dictaminan que el precio del dólar debe subir.

Es cierto que estas personas descalificadas no engañan a muchos. La gente que lee sus sandeces sabe que desde el 2006 ese es su oficio: desear que a la economía le vaya mal para que el Gobierno se vaya, y de esa forma vuelvan al poder sus patrones. El problema es que en la época de la “posverdad”, en la que la gente cada vez lee menos, y se deja llevar por un meme, aunque parezca increíble, estas idioteces tienen crédito. Lo grave es que con estas actitudes no le hacen daño al Gobierno, le hacen daño al país; porque como todos sabemos cualquier economía se asienta en la confianza, y esa confianza construida en 12 años de esfuerzo puede entrar en crisis. Y es cierto, se percibe cierta incertidumbre por las próximas elecciones, en las que los que en el pasado nos sumieron en la inestabilidad y la crisis económica puedan retornar, pero es solo eso, una posibilidad, que por el bien del país es remota.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales