Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Trump, ¿nacionalismo o fascismo?

Trump no es ajeno a usar frases o palabras polémicas o consideradas vulgares para un jefe de Estado. Siempre llama a los medios críticos, como CNN y NBC, 'fake news' (noticias falsas) y "enemigos del pueblo". También ha denominado a figuras demócratas —por Twitter y durante sus discursos— como "estúpidos", "corruptos", "criminales", "mentirosos" y "feos", entre otros calificativos ofensivos. Durante un discurso de campaña, el mandatario estadounidense dijo que podría disparar a alguien en la Quinta Avenida de Nueva York y no le pasaría nada. Sus seguidores aplaudieron con júbilo. Ha llamado a los mexicanos "violadores" y "narcotraficantes", ha dicho que los migrantes 'infestan' EE.UU. y ha afirmado que los países africanos son "agujeros de mierda". Mientras tanto, su apoyo entre su base se ha mantenido y el Partido Republicano lo ha respaldado.


Eva Golinger, abogada, escritora e investigadora estadounidense-venezolana.
"Trump intentó ridiculizar los atentados. Incluso, promovió la matriz de opinión de "falsa bandera", inventada por la ultraderecha y Fox News, que intentaba definir esos artefactos como "una falsa invención de los demócratas".
Eva Golinger, abogada, escritora e investigadora estadounidense-venezolana.

Sin embargo, la autoproclamación de Trump como "nacionalista" se produce justamente días antes de las próximas elecciones legislativas, cuando su gestión se pondrá a prueba, y en medio de una ola de brutal violencia y crecientes tensionesen territorio norteamericano. El mandatario ha dicho que no ve nada malo en calificarse como "nacionalista" cuando sabe muy bien que ese término se ha asociado con el fascismo durante el siglo XX. Mussolini, Hitler, Pinochet, Franco y otros dictadores y autócratas emplearon el nacionalismo para describir sus movimientos políticos. Según el periodista Tim O'Brien, autor del libro 'Nación Trump: El arte de ser el Donald' (2005), el inquilino de la Casa Blanca tuvo el libro 'Mi lucha' de Hitler en su mesa de noche durante años. En este sentido, Trump no negó esa información, pero dijo que nunca lo había leído. Todo bien.
En estos días, al menos 15 bombas fueron enviadas por correo a críticos de Trump, incluidos dos expresidentes de EE.UU. (Barack Obama y Bill Clinton), ex altos funcionarios del Gobierno, senadores, congresistas y medios de comunicación. Durante la búsqueda del terrorista responsable de estas acciones, que también ponía en peligro a los trabajadores postales y otra multitud de personas en los lugares por donde pasaban los paquetes explosivos, Trump intentó ridiculizar los atentados. Incluso, promovió la matriz de opinión de "falsa bandera", inventada por la ultraderecha y Fox News, que intentaba definir esos artefactos como "una falsa invención de los demócratas". Cuando el culpable fue encontrado y detenido, el presidente de EE.UU. intentó desestimar que fuera uno de sus fervientes seguidores, aunque se trataba de un hombre con un vehículo lleno de afiches y fotos a su favor y en contra de sus críticos; principalmente, aquellos que habían recibido los envíos. Además, Trump evitó calificarlo de terrorista doméstico, tal vez por ser un hombre blanco, republicano y su seguidor. Si fuera negro, latino o musulmán, sin duda hubiese sido declarado un terrorista peligroso con la pena de muerte sobre su cabeza.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en Houston, Texas. 22 de octubre de 2018. / Leah Millis / Reuters
"Mi gente haría cualquier cosa por mí", seguro que pensó Trump, el autoproclamado nacionalista. El mismo día de la captura del terrorista trumpista, el presidente de EE.UU. encabezó un evento de campaña en el que de nuevo llamó a la CNN y otros medios críticos 'fake news' y "enemigos del pueblo", mientras sus seguidores repetían el grito "métanla presa, métanla presa". Tan sociópata es Trump que ni siquiera pudo reprimir sus comentarios durante una crisis nacional de atentados contra expresidentes y otras personas importantes. No ofreció palabras de consuelo para unificar la nación: mantuvo su discurso de odio y división, alentando a los extremistas y reaccionarios.
Solo días después de los atentados terroristas contra más de una decena de ex altos funcionarios, expresidentes y figuras públicas, un hombre blanco y rabioso antisemita entró en una sinagoga de Pittsburgh (Pensilvania) y asesinó a sangre fría a 11 personas, la mayoría de la tercera edad. Personas pacíficas durante una ceremonia religiosa. El asesino gritó "hay que matar a todos los judíos" antes de disparar a esos inocentes con un arma de guerra en un lugar sagrado.


Eva Golinger, abogada, escritora e investigadora estadounidense-venezolana.
"Trump trafica con divisiones y racismo. Es un sociópata que respira odio. Alienta la violencia y la destrucción. Mientras está en la Presidencia de EE.UU. casi seguro que seguirán ocurriendo eventos peores de los que hemos vivido en estos días".
Eva Golinger, abogada, escritora e investigadora estadounidense-venezolana.

¿Qué hizo Trump? Lo condenó, sí. Pero ese horroroso crimen de odio, esa matanza atroz con tintes racistas, fue alimentada por el discurso de odio del propio presidente y sus seguidores, así como muchos que promovieron falsos rumores sobre 'conspiraciones judías' en los últimos días, pues tal vez la peor matanza de judíos en suelo estadounidense no le hizo parar su agenda política ni un solo día. Y no es que el mandatario realizara urgentes tareas presidenciales que no pudiesen suspenderse. No. Fue un evento de campaña para las elecciones de noviembre. De camino al evento, a punto de abordar al avión presidencial, Trump expresó a la prensa su condena sobre el hecho. Al llegar a su evento, dijo a sus seguidores que 'se iba a portar bien', a lo que respondieron con gritos "¡NOOOO!". Luego, el presidente de EE.UU. manifestó que había estado a punto de cancelar el evento, pero no debido a la masacre o los atentados cometidos por uno de sus seguidores más fieles, sino porque al hablar ante los medios su cabello se había enredado. Su pelo. No el asesinato de 11 ciudadanos a manos de un antisemita lleno de odio de apenas unas horas antes.
Donald Trump trafica con divisiones y racismo. Es un sociópata que respira odio. Alienta la violencia y la destrucción. Mientras está en la Presidencia de EE.UU. —al igual que otros jefes de Estado parecidos que existen en otros países— casi seguro que seguirán ocurriendo eventos peores de los que hemos vivido en estos días. La ola de fascismo ha comenzado. No veremos la luz de nuevo hasta desterrarlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales