Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

La ‘redesocracia’


Por: Reymi Ferreira
El siglo XXI ha sido el escenario de la transición de los modos de influencia política a través de los medios de comunicación social. Asistimos a la consolidación de las redes sociales como los medios de mayor impacto en la política. La victoria de Barack Obama se debió en gran medida al efectivo uso del Facebook. A través de las redes se apuntaló la denominada “Primavera árabe” que derrocó a regímenes nacionalistas en Egipto, Túnez y Libia. Su utilidad se probó también en Europa con el derrocamiento del gobierno democrático de Ucrania, que fue sucedido luego por el actual gobierno filofascista de dicho país.
El sentimiento antieuropeo que logró el éxito del brexit en el Reino Unido, la derrota en el referéndum del proceso de paz en Colombia y la victoria opositora en Bolivia el 21 de febrero también demostraron lo efectiva que puede ser la manipulación política a través de las redes sociales. Las victorias de personalidades tan cuestionadas como Donald Trump o Jair Bolsonaro tampoco hubieran sido posibles sin las redes sociales. Bolsonaro ganó prácticamente sin movilizarse, a través de mentiras permanentes y reiteradas difundidas por WhatsApp.
Hay quienes sostienen que las redes sociales son neutras, como cualquier otro instrumento, y que su contribución a la democracia dependerá de quién y cómo las utilice. Otros, como Zigmunt Bauman o Humberto Eco, consideran que estos nuevos instrumentos están aparejados a la crisis del Estado; el cual está perdiendo terreno frente a las entidades transnacionales económicas, que han generado una cultura de desarraigo, alienación, individualismo y consumismo desenfrenado. Hoy se vive para consumir y sustituir lo que se consume, como los teléfonos celulares, cayendo en un ilimitado e irracional deseo de cambiar los móviles sin motivo; fenómeno que Eco ha calificado como “una bulimia sin objetivo, orgía del deseo; vivir para aparentar y para consumir”.
Bauman señala que frente a la desilusión con el Estado y la revolución ganan terreno los “indignados”, quienes saben lo que no quieren, pero no lo que sí quieren. Es una lucha light en una modernidad liquida, en la que más importa la selfi que el contenido, la ausencia de compromiso social, la trivialización de la política, la precarización de los valores, la tendencia a vivir el momento. De estas influencias no se ha librado ni la música, la que se ha reducido a un simple golpe monótono de tambores y de algún “cantante” que cree que su queja es música; basta escuchar a Maluma o Bad Bunny para darse cuenta de ello.
Las redes sociales transmiten más fácilmente emociones que pensamientos. El contenido comunicacional está asentado en imágenes, e influyen más en el tálamo (sentimientos, instintos) que en el córtex. Por ello, los mensajes de odio, el sensacionalismo, el morbo... se transmiten con una velocidad impresionante en las redes.
No existe debate, simplemente incitaciones, un insignificante meme genera corrientes de “opinión”. En un mundo “líquido” en el que hay que vivir el momento ya no existe la paciencia para leer. Esta precarización favorece a los centros mundiales que están homogeneizando tendencias y culturas en función al mercado, por lo que naturalmente estarán en contra de cualquier expresión que considere que el Estado todavía tiene una función que cumplir.
Aberraciones como violaciones en manada o la repetición a modo de rebaño de mentiras políticas que te hacen sentir “cool” no es lo único que se ha precarizado. Esto se lo observa, como ya se dijo, hasta en la música; no sin razón Camilo Sesto dijo hace unos días que “la música de hoy es una mierda”.

Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales