Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Lo excepcional de febrero


Por: Manuel Canelas
Una de las premisas equivocadas fue sostener que las plataformas ciudadanas eran equivalentes a los movimientos sociales que emergieron como actor principal de la política a finales del siglo pasado. La necesidad de “encontrar al sujeto político” y el entusiasmo por el resultado del referéndum hicieron que un buen número de actores político-mediáticos del espectro opositor pecaran de entusiasmo y cierta ligereza sociológica. Las plataformas estaban lejos de representar lo que los movimientos sociales, no hace falta más que analizar el pasado 21 de febrero, el 10 de octubre y el 6 de diciembre pasado para certificar el creciente agotamiento de esta “novedad”.
Menos gente en las calles, una menor transversalidad entre los manifestantes, un paulatino restablecimiento de los actores tradicionales como los Comites Cívicos y los partidos, una carrera por buscar el escaño con algunos candidatos, etc.
Una segunda premisa errónea, vinculada a la anterior, fue creerse el cuento de que estamos ante una crisis terminal de los partidos políticos similar a la experimentada al inicio de siglo. Hay convicciones que crean evidencias, decia Marcel Proust, y hubo una tenaz voluntad publicada que sostenía dicha crisis cuando no existía evidencia de la misma: no hay una fragmentación intensa de las opciones políticas, no tenemos registro de la emergencia exitosa de ningún outsider ni siquiera a nivel municipal de grandes capitales, etc. Confundir una crisis coyuntural y un relativo declive de la confianza ciudadana con una crisis estructural de las organizaciones políticas es un error.
Es muy difícil sostener, por ejemplo, que el partido Demócratas de Rubén Costas no es una opción partidaria consolidada en el departamento más grande de nuestro país. Tienen militancia organizada, son el segundo partido en número de militantes, gobiernan 15 años Santa Cruz y las encuestas de manera sostenida le dan a Costas alrededor del 70% de apoyo.
Encuestas, elecciones y número de militantes son criterios que al menos deberían tomarse medianamente en cuenta a la hora de apuntar el funeral de los partidos hoy.
Algo similar ocurre con el MAS, organización que cuenta con un millón de militantes, más de dos centenares de municipios, fuerte presencia territorial, etc. Sería equivocado negar que nuestro proyecto atraviesa turbulencias, que la organización debe pensarse mejor en una Bolivia más urbana, etc., pero volver esta situación sinónimo de que el MAS está liquidado es una apreciación cuando menos exagerada.
Sobrevaloración de las plataformas ciudadanas y subestimación de las organizaciones político-partidarias han llevado a distintos errores en las decisiones de algunos actores políticos opositores. Habían generado un marco de excepcionalidad: Bolivia vive en una dictadura y, por lo tanto, la unidad opositora no es una opción, es una obligación. Pero esto, como sabemos, no ocurrió cuando debía ocurrir. Algunos colegas, en los días previos al registro de alianzas y binomios, utilizaban el ejemplo de la Concertación chilena, aunque matizaban que “todavía” Evo no era Pinochet. Un error lógico, ya que para que la Concertación fuera posible debió existir un Pinochet. La no existencia de una candidatura única no se explica por cuestiones psicológicas de los líderes opositores, sino por un motivo estructural: Bolivia no vive una situación de excepcionalidad democrática y es por ello que los distintos líderes y proyectos no encuentran incentivos reales para guardar sus demandas y aspiraciones políticamente diferentes entre sí.
Esto se corrobora al ver el mensaje que se envía a la ciudadanía cuando Samuel y Rubén Costas no son capaces de ponerse de acuerdo para gestionar su recién nacida alianza: si no pueden ponerse de acuerdo para dar los primeros pasos de una alianza electoral resulta difícil imaginar que podrían gobernar juntos el país. Lo más relevante de este divorcio, y la razón profunda de su ruptura, es que el proyecto hegemónico que gobierna Santa Cruz tiene una necesidad mayor que la unidad con fórceps, presentar por primera vez un proyecto propio al resto del país.
La oposición ha procurado ocultar estas diferencias y la latente pugna por el liderazgo de ese espacio reduciendo toda la discusión pública a un solo tema: el referéndum. Esto va mostrando sus costuras endebles. Una larga campaña hará que los ciudadanos, los molestos con la habilitación del presidente Evo y los que no lo están tanto, les vayan preguntando a los opositores qué piensan hacer con el país más allá de lo que todos ya sabemos: criticar que Evo Morales esté en carrera.
Cuando tengan que pasar de esas primeras palabras del guion repetido la cosa se complicará: unos defenderán el federalismo, otros ocultan la wiphala, otros nos enseñan que aprenden aymara, otros dicen que quitarán los supuestos vigentes del aborto hace 40 años, etc.
Viceministro de Planificación, fue diputado



Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en