Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

13 años del Estado Plurinacional, no es superstición


Por: Camilo Katari
El 22 de enero se cumplieron 13 años desde que el presidente Evo Morales le diera un toque diferente a la manera de gobernar, de este proceso que forma parte de las grandes transformaciones, etapa que muy acertadamente se definió como la Revolución Democrática y Cultural.
En este balance nos encontramos con los de siempre que lo descalifican todo, típico de políticos y analistas como el senador Arturo Murillo, al igual que la trotska Norma Barrón, para quienes no se ha hecho nada en estos 13 años; o de un columnista que nos habla del Estado “anticampesino”, tratando de poner en el debate el tema de la soberanía alimentaria, del que señala que el Estado se ha descuidado. Todas estas personas tienen una miopía política intencionada.
El centro de sus pesadillas es la persona del Presidente, contra él dirigen su artillería y su odio racista, no se dan cuenta de que Evo Morales simboliza a todos los pueblos originarios, y las  ofensas fortalecen al conjunto de las organizaciones sociales que tienen la identidad como fuerza creadora.
Entender a Bolivia desde la mirada ilustrada del conocimiento y saber occidental es un error, ahí radica su debilidad. Que tienen aliados indígenas, campesinos y originarios, claro que sí, es parte de nuestra historia, siempre hubo aliados, pero circunstanciales, porque finalmente se impone la dignidad, esa que nos enseñó Zárate Willka.
Quienes están con los francotiradores a quemarropa, descalificándolo todo, van de la mano de los que se aferran a los fake news, creyentes y endiosados por lo que les dicen, y creen en las redes y manipulan los hechos informativos, con el adherente racista y xenófobo de sus mensajes.
Para los ciegos y mal agüeros que intencionadamente no quieren ver ni oír los avances de este proceso, habrá que informarles que por quinto año consecutivo la economía boliviana lideró el crecimiento de los países suramericanos. Se espera un comportamiento similar en 2019. 
Con el nuevo Modelo Económico, Social, Comunitario y Productivo, Bolivia optó por una economía eficazmente precavida, no arrastrada por los vaivenes de los precios de las materias primas. Construyó un cinturón de seguridad sin necesidad de sacrificar los derechos sociales.
Mirando de manera global los grandes hitos de la Revolución Democrática y Cultural, podemos afirmar que en el ámbito social es donde más avances se han registrado, en un país saqueado por 500 años de colonización, recrudecida en los 20 años de aplicación del Consenso de Washington por parte de los gobiernos neoliberales.
Son 13 años de transformaciones profundas, no solamente en el orden económico, sino también político y social. Una nueva Constitución, un nuevo Estado, una nueva participación de los sectores otrora excluidos, marginados, pero ahora actores de este proceso. 
El reto es luchar contra la pobreza y la pobreza extrema, que el año 2005 llegaba cerca al 38% y que para 2018 registró menos del 14%.
Los avances en el ámbito económico están intrínsecamente ligados a los avances sociales. Es clave para entender los avances del Proceso de Cambio boliviano. 
Más allá de los diferentes balances que seguramente se harán en torno a estos 13 años de gobierno —desde aquel emblemático 22 de enero de 2006—, quizás lo más relevante sea trazar la agenda de futuro, en un escenario internacional más adverso que el de la década que concluye.
El escenario que se avecina nos enfrenta a un doble desafío: enfrentar a una casta colonial que quiere retornar al pasado, una élite política que nunca resolvió nada en el país, y la reconstrucción de nuestra propia experiencia para avanzar y consolidar una agenda al 2025. 
Por eso, la pereza mental no puede privarnos de seguir transitando por ese qapaj ñan (camino nuevo) del Vivir Bien, que en definitiva es nuestro horizonte para lo que vendrá en este desafiante 2019.
Hemos transitado 13 años construyendo un Estado Plurinacional, no es ninguna superstición, seguramente nos espera otros 13 para consolidar logros y otros 13 para cambiar el colonialismo que vive en varios sectores de la población, y así seguiremos caminando. Lo cierto es que jamás nos detendremos, comenzamos a caminar en 1536 y seguiremos, por los siglos de los siglos… Amén.      

Camilo Katari es escritor e historiador potosino


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en