Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Reconstitución capitalista de Bolsonaro



Por: Esteban Ticona
El 1 de enero, Jair Bolsonaro, ultramontano defensor del capitalismo, fue posesionado presidente de Brasil. Con un discurso colonialista y machista habló de rescatar a Brasil “de las amarras ideológicas” y de “combatir la ideología de género”. ¿Combatir las ideologías? Sí, prometió pelear en las universidades, en las escuelas, e impulsar la tenencia libre de armas. Incluso habló de “sumisión ideológica”, pese a que él está sometido hasta los tuétanos a la ideología capitalista-militarista-racista. Según Bolsonaro, su investidura será recordada como “el día en que el pueblo comenzó a liberarse del socialismo, de la inversión de valores, del gigantismo estatal y de lo políticamente correcto”. ¿Brasil fue socialista? Se trata sin duda de una lectura irreal y demagógica.
El 1 de enero constituyó también la retoma del poder por parte de los militares herederos de las dictaduras pasadas. No hubo tantos militares en la cúpula del poder estatal brasileño desde la caída de la dictadura en 1985. Además del vicepresidente, el general retirado Hamilton Mourão, otros siete militares (de un total de 22) forman parte del Consejo de Ministros. En Brasil no se enjuició a los dictadores militares y por eso fue fácil su regeneración. Esta es una de las consecuencias de pensar que el liberalismo es el mejor sistema político, donde se permite rehabilitar posiciones ultracapitalistas y racistas.
Su flamante ministro de economía, Paulo Guedes, anunció un plan para privatizar a Petrobras, Embraer, la Amazonía, etc., a través de la recién creada Secretaría de Privatización. Se trata de un proyecto entreguista, antinacional y antipopular. ¿Qué tal amantes de la democracia liberal?
Lo más grave para nosotros fue la declaración del diputado oficialista Rodrigo Amorim, quien se refirió a Bolivia al hablar de las reformas que sufrirá la aldea Maracaná, adyacente al estadio del mismo nombre, a la que considera una “basura urbana”. Este sitio se encuentra en Río de Janeiro, ciudad a la que representa Amorim, y que alberga al menos 25 comunidades indígenas urbanas. El diputado sostuvo que esta aldea indígena “es un absurdo” y que “el espacio podría servir como estacionamiento o equipamiento para el estadio Maracaná. Como carioca, me causa indignación ver la manera cómo está hoy aquel lugar”. ¿Los indios urbanos son una basura?
Además dijo: “A quien le gusta el indio, que vaya a Bolivia, que además de ser comunista, sigue presidida por un indio”. La frase es clara, no queremos indios en Brasil. También se podría interpretar como una invitación para que los indios o sus defensores que se vayan a Bolivia. ¿Qué harán con los indios en Brasil? ¿Se iniciará otra etapa de genocidio? ¿Qué significa Bolivia para Amorim? ¿Un país de indios, un país comunista? La evidente ignorancia del diputado Amorim preocupa. Aquí urge que nuestra Cancillería emita una voz de protesta. No somos un país comunista. Claro que existimos indios y no indios, y estamos orgullosos de nuestra policromía cultural.
Amorim tiene antecedentes racistas y homófonos. Él fue quien rompió una placa conmemorativa a Marielle Franco, la legisladora de izquierda defensora de las minorías y de los derechos humanos que fue acribillada en marzo de 2018, en un crimen que fue celebrado por Amorim y sus allegados.
Estos son algunos ejemplos de acciones colonialistas y racistas de los que hoy gobiernan Brasil, bajo la batuta de Jair Bolsonaro. La prensa no refleja la resistencia de la sociedad brasileña anticolonial. Ya empezaron los indios a rebelarse y lo harán los trabajadores, miembros del colectivo LGBT... En fin, no habrá paz para Bolsonaro. Empieza una nueva etapa de la guerra anticolonial, aunque se llame democracia… Brasil jach’a markan apnaqirinakaxa wali jisk’achapxistu, p’inqakaspasa aymara, qhichwa, waraniñaxa ukham uñkatistu.
* Aymara boliviano, doctor en Estudios Culturales Latinoamericanos y docente en la UMSA.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales