Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Marzo, el mes de las mujeres. Por ahí es.


Por: Carla Espósito Guevara 
Es innegable la inusitada relevancia que el 8 de marzo está cobrando en el mundo. Por tercer año consecutivo las marchas feministas has congregado a millones de mujeres alrededor del mundo. Multitudinarias marchas han llenado las calles de Madrid, Santiago, Buenos Aires demostrando que las mujeres son las protagonistas de este siglo y que nuevos vientos de cambio soplan y son femeninos. Algo nuevo está surgiendo. Pañuelos morados y verdes forman parte de una nueva simbología rebelde. Al grito de “ni una menos, vivas nos queremos”, las mujeres han puesto sobre la mesa la demanda contra la violencia de género cuestionando los miles de feminicidios cometidos en el mundo, mientras las de los pañuelos verdes marchan por el reclamo a la legalización del aborto, a favor de los derechos sexuales y reproductivos y por la recuperación de nuestros cuerpos. Una nueva agenda política se ha instalado y ya nadie puede mirar a un lado.
Si bien en el último medio siglo ha habido muchos avances para las mujeres, entre los que puede mencionarse una mayor participación en el mundo del trabajo, mayor participación en los espacios políticos, más democratización en los roles domésticos, sin embargo, falta mucho camino por avanzar en términos de alcanzar sociedades con igualdad de género y razones sobran para protestar. 
Una semana antes del 8M de Tucumán, Argentina, en un acto de innombrable monstruosidad, una niña de 11 años fue obligada por el Estado a dar a luz en un hospital público como resultado de una violación. “Sáquenme esto que el viejo me puso adentro” dijo refiriendo a la violación de la que fue víctima por el novio de su abuela. Mientras en la puerta del hospital, activistas de los grupos pro vida protestaban contra la intervención quirúrgica adelantada.
Si miramos la situación de las mujeres en el mundo tenemos cifras alarmantes. Al menos 87,000 mujeres fueron asesinadas globalmente en el 2017 y más de la mitad fueron matadas por sus parejas o miembros familiares. Lo que quiere decir que 137 mujeres alrededor del mundo son asesinadas a diario por un miembro de su familia, según los datos que maneja ONU mujeres. De acuerdo también con Naciones Unidas, como promedio, las mujeres siguen ganando en todo el mundo un 23 % menos que los hombres en el mercado de trabajo por el mismo empleo, por tanto, la brecha salarial persiste pese a la masiva participación de las mujeres en el mundo laboral. 
Estas son solo algunas cifras que dan cuenta de las diversas formas en que las mujeres han sido y siguen siendo colocadas como el segundo sexo por el orden patriarcal. Pero parecería que este orden está siendo profundamente cuestionado por una nueva ola feminista protagonizada fundamentalmente por mujeres jóvenes que están perdiendo el miedo a reclamar sus derechos y que parecen señalar el surgimiento de una nueva forma de hacer una política. 
Un nuevo liderazgo femenino está irrumpiendo con una renovada lucidez, valentía y capacidad de cuestionar el monopolio masculino de las calles y de la política. Hay una gran coincidencia entre quienes están estudiando el fenómeno del 8M que algo nuevo está siendo inventado por las mujeres, algo que parecería ser es profundamente libertario y democrático. Este movimiento nace, pero no es necesariamente el feminismo de la década pasada, nace pero no es necesariamente una manifestación más de las fuerzas de izquierda, es devoto pero no es precisamente liberal. Es una nueva propuesta libertaria, no solo para las mujeres, sino para la sociedad, en la medida en que el patriarcado esclaviza tanto a hombres como a mujeres y nos invita a reflexionar sobre el rol que las mujeres cumplimos hoy en esta sociedad, sobre nuestro papel en la economía y en la política, sobre el secuestro a nuestros cuerpos por la medicina y el Estado, sobre lo que la religión ha hecho con nuestros deseos, sobre nuestros derechos y nuestra autonomía, sobre la democracia y la igualdad. Las más jóvenes están señalando el camino y parece que por ahí es.  


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formacion Politica 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en