Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Continuidad del agravio colonial español


Por: Esteban Ticona

Semanas atrás, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), envió una carta al rey de España, Felipe VI, solicitándole “que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios” por las “violaciones” durante la “llamada conquista”. Por otro lado, AMLO también habría enviado una misiva al papa Francisco con el mismo talante. Tal petición ha tenido una repercusión a escala mundial. El cuestionamiento a las políticas de colonización y sus múltiples repercusiones siempre provino de líderes indígenas y africanos, pero muy pocos presidentes se han atrevido a interpelar de frente al otrora imperio español por su política genocida.

De manera diplomática, el presidente AMLO usó las palabras “perdón” y “disculparse” para referirse a la política criminal y racista implantada por la colonización española sobre los pueblos ancestrales y afros en nuestro gran continente de Abya Yala y el Caribe. Por su parte, el Gobierno español reaccionó y rechazó la misiva de López Obrador, arguyendo que lamenta “profundamente que se haya hecho pública la carta”. ¿Estos temas de dominación, humillación, vejación, muertes, tráfico de esclavos y demás atrocidades colonialistas a los derechos más básicos de los pueblos ancestrales ocurridos son asuntos privados? ¡Qué razonamiento más burdo a la justificación de la dominación imperial! 

En un breve comunicado, el Gobierno español dice que “la llegada, hace 500 años, de los españoles a las actuales tierras mexicanas no puede juzgarse a la luz de consideraciones contemporáneas”. Esta es la lógica de la defensa del colonialista. Después que han ejecutado a tanta gente, después de haber ultrajado a miles de personas, después de haber extirpado nuestra espiritualidad ancestral y tras haberse apropiado de ingentes cantidades de nuestras riquezas nos dicen que no se debe recordar el pasado. Mientras no se supere la mentalidad colonial y sus múltiples prácticas inauguradas hace más de 500 años por los españoles, el pasado siempre será el presente.

En nuestros días, a veces pensamos que hay igualdad de condiciones entre nuestros países, pero sigue fluyendo las venas colonialistas de los países-imperio, hoy solapadas en programas de cooperación y amistad. Así manifiesta el Ejecutivo español a AMLO en su comunicado, diciendo que “reitera su disposición para trabajar conjuntamente con el Gobierno de México y continuar construyendo el marco apropiado para intensificar las relaciones de amistad y cooperación existentes entre nuestros dos países, que nos permita afrontar con una visión compartida los retos futuros”. ¡Qué banalidad de frase diplomática! Es como decirnos “sigamos reproduciendo la mentalidad y prácticas colonializadas”.

Es interesante ver en las redes sociales las múltiples repercusiones sobre la declaración de AMLO, unos a favor y otras en contra. Llama la atención la reacción del escritor español Arturo Pérez Reverte, quien con una osadía única le dice a AMLO: “Si este individuo se cree de verdad lo que dice, es un imbécil. Si no se lo cree, es un sinvergüenza”. El único imbécil y sinvergüenza es Pérez Reverte, quien cree que ser español es sinónimo de soberbia y mentalidad racista colonial. Aquí está la desfachatez del intelectual neocolonial, defendiendo a su rey medieval.

El Presidente mexicano ha abordado un tema siempre vigente: ¿cómo hacer una reparación histórica hacia los pueblos ancestrales y afros colonizados, y que está en la memoria histórica? Se han cometido crímenes de la humanidad y eso tiene que ser reparado. ¿Qué habrá dicho el papa Francisco a la carta del presidente AMLO? Hasta el momento no hay reacción del Vaticano. 

Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, markatawa; jupaxa wali ch’amampiwa arst’asiwayi. Siwa, español jaqinakaxa jan walinakwa lurawayi achachilanakasaru. Español jaqinakaxa janiwa ukat yatiñ munapkiti.
* Aymara boliviano, doctor en Estudios Culturales Latinoamericanos y docente en la UMSA 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales