Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Venezuela: La patria es una mujer


Por: Soraya da Silveira Franke

Para hablar de Venezuela, y de los ataques que viene sufriendo del imperialismo representado por EEUU y sus aliados, algunos días tal vez no serían suficientes. Por eso, hago un recorte del tema a partir de algunos elementos que expuse en el Foro de las Mujeres del Mercosur (Regional de Rio Grande del Sur) el 22 de marzo de este año en la ciudad de Porto Alegre. Este relato es el fruto de mis experiencias personales después de haber visitado Venezuela en varias oportunidades y de las nuevas vivencias a las que estoy asistiendo ahora que me encuentro una vez más en esta hermosa tierra. Podría ser resumido como la lucha de las mujeres venezolanas por la Paz, la Justicia y la Igualdad.

Comenzaré usando la que considero la más bella expresión de la Revolución Bolivariana que da título a este texto: “La patria es una mujer”.

Para nosotras, brasileñas y brasileños que aprendimos, o que nos vimos forzados, a relacionar la palabra "patria" y los "símbolos patrióticos" a la cruel dictadura militar vivida en nuestro país, suena extraño. Pero para la Revolución Bolivariana, el termino patria tiene un significado de engrandecimiento y de amor que transciende, y mucho, cualquier concepto encontrado en el diccionario. Es tierra que produce vida, que cuida y que debe ser respetada, es amor, es soberanía que no acepta injerencia de ningún tipo. Es libertad, pero también lealtad y fidelidad de principios. En Venezuela se dice que la revolución solo puede ser una revolución, si es feminista.

Al ingresar a la página del Ministerio del Poder Popular para las Mujeres e Igualdad de Género en internet, (http://www.minmujer.gob.ve) encontramos esa expresión como nombre del programa dirigido a las mujeres diagnosticadas con cáncer de mama y cuello uterino.

Entre los muchos programas de promoción de los derechos de las mujeres y la igualdad de género, se destaca el Plan Nacional de Capacitación Feminista Argelia Laya (1926-1997) en homenaje a una de las mujeres más importantes de la historia de Venezuela. Mujer afrodescendiente, profesora, política, filósofa y activista que, durante el siglo XX, fue una precursora de la lucha por la igualdad racial y de género. Era conocida también como “Comandante Jacinta”, pseudónimo que adoptó en la década de los 1960, cuando participó del movimiento guerrillero.

El Plan “Argelia Laya” se propone como una estructura conceptual feminista, teórica y socialista para "la construcción de programas de formación dirigidos a la diversidad de mujeres y hombres, en aras de garantizar la despatriarcalización, la igualdad de género y la no discriminación."

Los diversos programas estructuran las políticas públicas para las mujeres y, siendo de las mujeres, son de todo el país, materializándose en lo cotidiano y en la política.
Durante mis visitas a Venezuela pude participar de varias actividades y eventos públicos. Vi de cerca el poder popular actuando directamente en las diferentes instancias de participación. En todas ellas, se destaca la acción protagónica de las mujeres. En las defensorías comunales, en el funcionamiento de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), en los legislativos y en los ejecutivos, de todos los niveles, hay una fuerte y significativa presencia femenina. También en los movimientos de la juventud, jóvenes mujeres ocupan posiciones de liderazgo.

Seria imposible citar cada una de las protagonistas de esa revolución en movimiento, por eso hago algunos destaques. La secretaría general de la Juventud del Partido de Gobierno, el PSUV, es comandada por una mujer, la lideresa juvenil Robetxa Poleo. La Alcaldía de Caracas es comandada por Erika Farías, una mujer que estuvo siempre al frente de las luchas por la igualdad de género y por la valorización de la diversidad sexual.

El Ministerio de Poder Popular para los pueblos indígenas, es encabezado por Aloha Núñez, una mujer de ascendencia wayú, una etnia indígena venezolana. En la vicepresidencia de la República está una mujer, Delcy Rodríguez, expresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Cilia Flores, abogada que defendió al Comandante Chávez cuando estuvo en la prisión y ex-líder de la bancada del PSUV en la Asamblea Nacional, está casada con el presidente Nicolás Maduro; sin embargo, marcando el tono feminista de la revolución, jamás ha sido llamada de "primera dama". Desde el primer día, y de forma oficial, es reconocida como "La Primera Combatiente".

Las mujeres también están presentes, en un número significativo, en las llamadas “milicias populares” y pueden ser vistas como soldadas de la patria en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). En la, cúpula de la institución armada hay todavía una hegemonía masculina que debe ser problematizada en busca de la igualdad defendida por la revolución bolivariana, sin embargo importantes cambios ocurrieron. Fue el propio Comandante Chávez quien nombró en el 2013 a la actual gobernadora del estado Lara, Carmen Meléndez, al puesto de Almiranta en Jefe de la FANB, siendo la primera mujer en la historia de Venezuela en alcanzar ese puesto. En el mismo año, ella se convertiría en la primera mujer Ministra de la Defensa.

Es importante notar que en mis viajes a esa patria acogedora, que proclama el amor y que busca la paz, a pesar de la cruel guerra económica que enfrenta, nunca vi una persona siquiera viviendo en las calles. No puedo afirmar categóricamente que no haya personas en esa condición, pero cuando veo imágenes recientes de la pobreza en las calles de los Estados Unidos o cuando enfrento la triste realidad de las calles de Porto Alegre, idéntica a la de los grandes centros urbanos de Brasil, me pregunto, ¿Cómo osan hablar de “crisis humanitaria en Venezuela”?

Uno de los programas más orgullosos de la Revolución Bolivariana, la “Gran Misión Vivienda Venezuela”, es tal vez (en porcentaje) el mayor programa popular de construcción habitacional del mundo. Desde que comenzó en el 2011 hasta hoy, construyó más de 2 millones 600 mil casas confortables y de calidad, en un país que tiene cerca de 30 millones de habitantes. Eso sería equivalente en Brasil, con sus aproximados 200 millones, a más de ¡17 millones de viviendas!

Mucho se habla sobre el presidente Maduro. Lo que vi fue un líder empeñado en defender a su país de los ataques del imperio. Sensible a las fallas detectadas en la prestación de servicios y demostrando una clara disposición para combatir la ineficiencia, la burocracia y la corrupción, el presidente informó semanas atrás que presentaría al país una "profunda reestructuración de los métodos y del funcionamiento de gobierno Bolivariano”.

Cumpliendo su palabra, el presidente Maduro convocó la "Asamblea de los Pueblos" los días 4, 5 y 6 de mayo para responder de manera participativa y protagónica la siguiente interrogante: "¿Qué debemos cambiar en nuestras prioridades, métodos y resultados como Revolución para afrontar el bloqueo y proteger la democracia, la soberanía y la dignidad de nuestro pueblo?". Otra vez las mujeres estuvieron en la línea de frente, participando y presentando sus críticas y propuestas para volver a darle, desde las bases, un nuevo reimpulso a la Revolución Bolivariana y construir la patria-matria socialista y feminista soñada por el comandante supremo Hugo Chávez Frías.

Destaco como latino-americana que no se trata de que te guste o no el gobierno del presidente Maduro o de apuntar, especialmente en este momento, si existen o no problemas de cualquier tipo en la Revolución Bolivariana. Eso solo le corresponde exclusivamente al pueblo venezolano en el ejercicio de su soberanía y de su democracia participativa plena. A nosotros, los "outsiders", nos corresponde el deber de ser solidarios con su pueblo, denunciando los intentos viles de EEUU y de sus aliados en tratar a ese país, y a la América Latina y Caribeña, como su “patio trasero”, siendo Venezuela su trofeo bañado en oro y rellenado de petróleo (Venezuela posee la cuarta reserva de oro certificado y la mayor reserva de petróleo del mundo).

Más allá de toda nuestra solidaridad, debemos valorizar y defender el bravo pueblo venezolano que resiste a la agresión con fortaleza y bravura, pero también con ternura y alegría. Y como no hay nada más fuerte, brava, tierna y alegre que una madre, aprovecho la ocasión para compartir mi relato con las madres de Venezuela ahora que se acerca el Día de las Madres. Es algo nuevo para mí como madre pues vengo de una tradición esquiva a valorar ese día por su carácter eminentemente comercial. Venezuela no escapa a esa tendencia pero en revolución han aprendido a resignificar esta y otras fechas desde una perspectiva de lucha. Es por eso que el 12 de mayo le rendirán homenaje a las madres combatientes. Como ustedes me han hecho sentir una de ellas celebraré también nuestro día. ¡Arriba las madres que luchan por la paz, la justicia y la soberanía!

Para concluir, nada mejor que terminar en “clave feminista”, citando la consigna que ha aglutinado al pueblo venezolano en estas últimas semanas de ataques y agresiones imperiales:

¡Leales siempre, traidoras nunca!


Profesora, Pedagoga (UFRGS), Psicopedagoga Institucional e Clínica (FAPA)


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formación Política 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en