Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Alpacoma: Tribunal Constitucional Plurinacional determina responsabilidad de Revilla




El Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) resolvió que el alcalde de La Paz, Luis Revilla, es responsable del desastre ambiental en el relleno de Alpacoma, que ocurrió el 15 de enero, cuando 200 mil toneladas de basura en descomposición se deslizaron por la pendiente de ese cerro.


La Sentencia Constitucional Plurinacional 0228/2019-S4, de carácter vinculante, inapelable y de cumplimiento obligatorio, señala: “Habiéndose verificado la falta de debida diligencia en el actuar del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz” en la administración del vertedero “corresponde conceder la tutela”, solicitada por los ciudadanos Teodoro Blanco Mollo y Simón Judas Apaza Rojas, en contra de Revilla mediante una acción popular.

Cuando el TCP establece “la falta de debida diligencia” se refiere a: “la falta de fiscalización y seguimiento a las operaciones realizadas en dicho relleno”, también a una “operación no apropiada” en la administración de ese vertedero, ya que este “se encontraba operando sin licencia ambiental desde el 1 de octubre de 2017”.

El alcalde Revilla respondió al TCP mediante su cuenta de Twitter: “La justicia + podrida que nunca (…) Ni revisan las normas y aplican otras abrogadas”, además amenazó con enjuiciar a esa instancia por prevaricato. Y en otro tuit señaló que las licencias ambientales tienen una duración de 10 años.
Después de analizar la demanda, el TCP sentenció: “conceder la tutela solicitada en relación al Alcalde del Gobierno Municipal de La Paz”. Y “ordenar la notificación de la presente Sentencia Constitucional Plurinacional, tanto al Ministerio Público como a la Procuraduría General del Estado, de conformidad a los fundamentos expuestos en el presente fallo”.

Los peticionarios solicitaron establecer el grado de responsabilidad por la acción u omisión de la vulneración de los derechos a la salud y al medio ambiente, como efecto del desmoronamiento del 15 de enero.

El TCP estableció que la macrocelda 4 colapsó “debido a un proceso de saturación de agua interna, por un deficiente sistema de drenaje pluvial, deficiente sistema de captación de lixiviados internos y una sobrecarga de residuos dispuestos, sobrepasando el diseño definido en el proyecto”.
Detalló que “el suceso acaecido no solo es fruto del mal manejo en una celda o un hecho fortuito, sino de una operación inapropiada”.

Respecto a la licencia ambiental, precisó que la norma establece que esta tiene validez mientras el relleno tenga una vida útil. El artículo 84 del Decreto Supremo 24176, que reglamenta la Ley del Medio Ambiente, indica que “la licencia permanente se extinguirá cuando se hubiera agotado la vida útil del relleno sanitario”.

Además, también critica el plan de contingencia, del cual dice que no garantiza la preservación de la calidad del medio ambiente. Pues “se observó la construcción de dos diques en la confluencia de los ríos Achocalla y Alpacoma, advirtiéndose que en ambas obras no existe la impermeabilización de los taludes internos de los represamientos”.

Por todo lo expuesto, decidió conceder la tutela a Blanco Mollo y Apaza Rojas, y ordenó al Ministerio de Medio Ambiente y Agua que “informe al juez de garantías sobre la realización de la auditoría ambiental cada 15 días a los fines de la ejecución de la tutela otorgada”.

El deslizamiento del 15 de enero no solo afectó al Distrito 6 de Alpacoma, sino a los municipios de Achocalla y La Paz. Al primero por los olores y vómitos denunciados por sus dirigentes, que decidieron bloquear el ingreso al relleno, y al segundo, que, como efecto del cierre del paso a ese vertedero, vio sus calles inundadas de basura con los consiguientes riesgos a la salud.
El alcalde de Achocalla, Dámaso Ninaja, inició un proceso penal al burgomaestre paceño por atentar contra la salud pública.

Yañíquez: Fallo prueba que no hay persecución política
La diputada del Movimiento Al Socialismo (MAS) Betty Yañíquez aseguró que la sentencia que emitió el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) establece que los procesos iniciados en contra el alcalde Luis Revilla no son políticos.

Dijo que el fallo señala que el deslizamiento que ocurrió en el relleno sanitario de Alpacoma fue producto de la “inoperancia, falta de capacidad e irresponsabilidad” del burgomaestre paceño.

Yañíquez presentó una denuncia contra el concejal de la Alcaldía de La Paz Fabián Siñani y el exdirector de Saneamiento Giovanni Gemio por la comisión de los ilícitos de uso indebido de influencias e incumplimiento de deberes y omisión de denuncias relacionadas con el contrato suscrito entre la empresa Tersa y el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz, y por la atención negligente a las operaciones del relleno de Alpacoma.


Redacción Cambio/Edición Impresa


Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formación Política 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en