Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Amplio respaldo de los jóvenes a Evo Morales


Por: Eduardo Paz Rada

El dato más importante que se divulgó en los últimos días ha sido el importante respaldo que tiene el binomio Evo Morales-Álvaro Garcia en los jóvenes de entre 18 y 35 años, quienes, de acuerdo a la encuesta de dos medios de comunicación impresa y televisiva, votarán por los candidatos del Movimiento Al Socialismo (MAS) en un porcentaje de 39%, lo que significaría que casi 1.200.000 votantes de las generaciones nacidas entre 1984 y 2001 respaldan el proceso de transformaciones estructurales producidas en Bolivia en los últimos 13 años y que han abierto un horizonte de optimismo a la población joven.

El padrón electoral está constituido por 6.6 millones de bolivianos y bolivianas que participarán en las elecciones del 20 de octubre próximo con la presencia de nueve fórmulas inscritas oficialmente ante el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y que, según las encuestas señaladas, se establece que la diferencia entre el primero (Evo Morales) y el segundo (Carlos Mesa) es de 11%. Si se toma en cuenta las distintas encuestas con diversas empresas, en la secuencia de meses desde enero hasta junio, la tendencia sostenida de la subida de preferencias electorales por Evo Morales, el estancamiento, y en algunos casos retroceso, de Carlos Mesa y la lenta subida del tercero, Oscar Ortiz, perfila el triunfo del actual presidente en la primera vuelta de los comicios.

Morales del MAS conseguiría el triunfo en seis departamentos del país (La Paz, Cochabamba, Oruro, Potosí, Pando y Beni), Mesa de Comunidad Ciudadana (CC) en dos (Chuquisaca y Tarija) y Ortiz de Bolivia Dijo No en uno (Santa Cruz).

Ante este panorama se ha desatado una elevada preocupación en los sectores opositores, constituidos por oligarquías locales, partidos conservadores, medios de comunicación privados, intelectuales y analistas de estos medios y aparatos dedicados a campañas informáticas en las redes virtuales, que han planteado la tesis de que deben renunciar todos los candidatos, para dejar únicamente a Mesa como cabeza de la oposición, tratando de remedar experiencias producidas en otros países de la región bajo la iniciativa de las políticas de Estados Unidos.

Este extremo es improbable sobretodo tomando en cuenta que los partidos participantes han inscrito a sus candidatos a las Cámaras de Diputados y Senadores, buscando tener una fuerza propia de acuerdo a los sectores, regiones e intereses que representan, especialmente Bolivia Dijo No de Oscar Ortiz que tiene una base política, social y de intereses económicos muy fuertes en el oriente boliviano.

Desde el frente oficialista, Morales ha conseguido articular el apoyo de los movimientos sociales populares, encabezados por la Central Obrera Bolivia (COB), los sindicatos de obreros y campesinos, los indígenas de oriente y occidente, las juntas vecinales y las organizaciones de mujeres populares, lo que, junto al respaldo de los jóvenes, se expresa en las listas de candidatos a parlamentarios que representan a estos sectores del pueblo boliviano.

El desafío de Evo Morales se encuentra en dar continuidad y profundizar el proceso de transformaciones de los últimos trece años a través de la Agenda Patriótica 20-25, en la perspectiva de avanzar en el mayor control soberano y defensa de los recursos naturales, especialmente hidrocarburos y minerales, aceleración de la industrialización, control del comercio exterior y del sistema bancario y financiero, desarrollo del mercado interno, participación democrática de los sectores nacional-populares, redistribución de la riqueza, reducción a cero de la extrema pobreza, antiimperialismo y consolidación del Estado Nacional.

 Eduardo Paz Rada, sociólogo boliviano y docente de la UMSA. Escribe en publicaciones de Bolivia y América Latina.




Síguenos en Facebook:  Escuela Nacional de Formación Política 
Twitter: @escuelanfp

Rellene el siguiente formulario para suscribirse.


En Bolivia:










Regístrate también en nuestro canal en Telegram

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en