Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Golpe de Estado en Bolivia, fascismo y millonarios


Parte II

Por: Max Blumenthal (Traducción de Rebeca González)

Emergiendo de las sombras para liderar un violento golpe de extrema derecha

Mientras que Carlos Mesa condenó tímidamente la violencia de la oposición, Camacho la incitó, ignorando los llamamientos a una auditoría internacional de las elecciones y enfatizando su demanda maximalista de purgar a todos los partidarios de Morales del Gobierno. Era el verdadero rostro de la oposición, oculto durante meses detrás de la figura moderada de Mesa.

Camacho, un hombre de negocios multimillonario de 40 años del bastión separatista de Santa Cruz, nunca se postuló para un cargo. Al igual que el líder golpista venezolano Juan Guaidó, de quien más del 80% de los venezolanos nunca había oído hablar hasta que el gobierno de EE.UU. lo ungió como supuesto “presidente”, Camacho era una figura desconocida hasta que el intento de golpe en Bolivia dio en el blanco.

Primero creó su cuenta de Twitter el 27 de mayo de 2019. Durante meses, sus tweets fueron ignorados, generando no más de tres o cuatro retweets y likes. Antes de las elecciones, Camacho no tenía un artículo de Wikipedia ni apenas había perfiles sobre él en los medios en español ni inglés.

Camacho hizo un llamamiento a huelga el 9 de julio, publicando vídeos en Twitter que obtuvieron poco más de 20 visitas. El objetivo de la huelga era tratar de forzar la renuncia del órgano electoral del gobierno boliviano, el Tribunal Supremo Electoral (TSE). En otras palabras, Camacho estaba presionando a las autoridades electorales del gobierno para que renunciaran más de tres meses antes de las elecciones presidenciales.

No fue hasta después de las elecciones que Camacho se convirtió en el centro de atención y se convirtió en una celebridad por los conglomerados de medios corporativos como la red local de derecha Unitel, Telemundo y CNN en Español. De repente, los tweets de Camacho que pedían la renuncia de Morales se iluminaban con miles de retweets. La maquinaria golpista había sido activada.

Los principales medios de comunicación, como el New York Times y Reuters, consagraron al no electo Camacho como el “líder” de la oposición boliviana; pero incluso mientras atraía la atención internacional, se omitieron partes clave de los antecedentes del activista de extrema derecha.

No se mencionaron las conexiones profundas y bien establecidas de Camacho con los paramilitares extremistas cristianos conocidos por la violencia racista y los carteles comerciales locales, así como con los gobiernos de derecha en toda la región.

Fue en la atmósfera paramilitar, fascista y separatista de Santa Cruz donde se formaron las políticas de Camacho y donde se definieron los contornos ideológicos del golpe.

Cuadro de un grupo paramilitar fascista de estilo franquista
Cuadros de la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), el grupo juvenil fascista boliviano en el que Luis Fernando Camacho comenzó


Luis Fernando Camacho
fue preparado por la Unión Juvenil Cruceñista (UJC), una organización paramilitar fascista que ha sido vinculada a complots de asesinatos contra Morales. El grupo es conocido por agredir a izquierdistas, campesinos indígenas y periodistas, todo mientras defiende una ideología profundamente racista y homofóbica.

Desde que Morales asumió el cargo en 2006, la UJC ha hecho campaña para separarse de un país que sus miembros creían que había sido superado por una masa indígena satánica.

La UJC es el equivalente boliviano de la Falange Española, el Rashtriya Swayamsevak Sangh (supremacismo hindú) de la India y el batallón neonazi Azov de Ucrania. Su símbolo es una cruz verde que tiene fuertes similitudes con logotipos de movimientos fascistas en todo Occidente y se sabe que sus miembros se lanzan saludos de Sieg Heil al estilo nazi.




Incluso la embajada de Estados Unidos en Bolivia describió a los miembros de la UJC como “racistas” y “militantes” y señaló que “han atacado con frecuencia a personas e instalaciones pro-MAS/gubernamentales”.


10. (C) Miembros de la Unión de Jóvenes han atacado con frecuencia
personas e instalaciones pro-MAS / gubernamentales (incluyendo el
canal de televisión del gobierno). Sus acciones frecuentemente aparecen más
racista que motivado políticamente. Hace varios meses, un
grupo de miembros de la Unión Juvenil principalmente blancos atacó a un
migrante del altiplano que alegaban que era pro-MAS
(anti-autonomía). El ataque fue televisado. (Nota la
el gobierno ciertamente está buscando capturar en video un ataque
por un partidario de la autonomía de piel clara en un indígena
persona o personas en o alrededor del día del referéndum, como un medio para
desacreditar todo el proceso de referéndum. Nota final). Tal
los eventos proporcionan forraje para los argumentos del gobierno de que el
El liderazgo de Santa Cruz es anti-indígena y busca
Separar el país. La Unión Juvenil y otras autonomías.
grupos afirman que están formando una "guardia civil" (civil
brigada de protección) para proteger los lugares de votación y la prefectura
instalaciones La Unión Juvenil se jactó ante la prensa de que
ha inscrito a 7000 miembros para participar en la guardia
civil): es probable que el número esté inflado, pero muchos de los que
han firmado son militantes.

Cable difundido por Wikileaks. Pinche aquí para enlace original.

Después de que el periodista Benjamin Dangl visitó a los miembros de la UJC en 2007, los describió como el “puño americano” del movimiento separatista de Santa Cruz. “La Unión Juvenil es conocida por golpear y azotar a los campesinos que se manifiestan por la nacionalización del gas, arrojar piedras a los estudiantes que se organizan contra la autonomía, arrojar cócteles molotov en la estación de televisión estatal y asaltar brutalmente a miembros del movimiento sin tierra que luchan contra los monopolios de la tierra”, escribió Dangl .

“Cuando tengamos que defender nuestra cultura por la fuerza, lo haremos”, dijo un líder de la UJC a Dangl. “La defensa de la libertad es más importante que la vida”.

Camacho fue elegido vicepresidente de la UJC en 2002, cuando tenía solo 23 años. Abandonó la organización dos años después para construir el imperio comercial de su familia y ascender en las filas del Comité Pro-Santa Cruz. Fue en esa organización que fue acogido por una de las figuras más poderosas del movimiento separatista, un oligarco boliviano-croata llamado Branko Marinkovic.

Miembros armados de la Unión Juvenil Cruceñista
En agosto, Camacho tuiteó una foto con su “gran amigo”, Marinkovic. Esta amistad fue crucial para establecer las credenciales del activista de derecha y forjar las bases del golpe que se formaría tres meses después.



Síguenos en Facebook:  La Escuela Socialista Comunitaria 
en Twitter: @escuelanfp y en Telegram
Para recibir nuestro boletín semanal llena el siguiente formulario:


En Bolivia:












Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en