Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Golpe de Estado en Bolivia, fascismo y millonarios


Parte IV

Por: Max Blumenthal (Traducción de Rebeca González)






Presunto asesino del conspirador Michael Dwyer con sus armas

Un complot de asesinato vincula el derecho de Bolivia a los fascistas internacionales


En abril de 2009, una unidad especial de los servicios de seguridad bolivianos irrumpió en una habitación de hotel de lujo y mató a tres hombres que, según se dice, estaban involucrados en un complot para matar a Evo Morales. Otros dos individuos quedaron en libertad. Cuatro de los presuntos conspiradores tenían raíces y vínculos húngaros o croatas con la política de derecha en Europa del Este, mientras que otro era un irlandés de derecha, Michael Dwyer, que había llegado a Santa Cruz solo seis meses antes.


Se decía que el líder del grupo era un ex-periodista de izquierda llamado Eduardo Rosza-Flores que se había convertido al fascismo y pertenecía al Opus Dei, el culto católico tradicionalista que surgió bajo la dictadura de Francisco Franco en España. De hecho, el nombre en clave que Rosza-Flores asumió en el complot del asesinato fue “Franco”, después del fallecimiento del dictador.

Durante la década de 1990, Rosza luchó en nombre del Primer Pelotón Internacional de Croacia, o PIV, en la guerra de separación de Yugoslavia. Un periodista croata le declaró a Time que “el PIV era un grupo notorio: el 95% de ellos tenían antecedentes penales, muchos formaban parte de grupos nazis y fascistas, desde Alemania hasta Irlanda”.

En 2009 Rosza regresó a su hogar en Bolivia para participar en una cruzada en nombre de otro movimiento separatista en Santa Cruz. Allí fue asesinado en un hotel de lujo sin una fuente aparente de ingresos y una enorme reserva de armas.

Más tarde, el gobierno publicó fotos de Rosza y un co-conspirador posando con sus armas. La publicación de los correos electrónicos entre el cabecilla e Istvan Belovai, un ex-oficial de inteligencia militar húngaro que sirvió como agente doble para la CIA, cimentó la percepción de que Washington participó en la operación.


Rosza y Dwyer con sus armas en Bolivia

Posteriormente, se acusó a Marinkovic de proporcionar 200.000$ a los conspiradores. El oligarco boliviano-croata inicialmente huyó a los Estados Unidos, donde recibió asilo, y después se mudó a Brasil, donde vive actualmente. Negó cualquier participación en el plan para matar a Morales.

Como informó el periodista Matt Kennard, otro hilo vinculaba la trama a los Estados Unidos: la supuesta participación de un líder de una ONG llamado Hugo Achá Melgar.

“Rozsa no vino solo, lo trajeron”, dijo a Kennard el investigador principal del gobierno boliviano. “Hugo Achá Melgar lo trajo”.

 La Fundación de Derechos Humanos desestabiliza a Bolivia
Achá no era solo el jefe de una ONG común y corriente. Había fundado la filial boliviana de la Human Rights Foundation (HRF), un equipo internacional de derecha que es conocido por albergar una “escuela para la revolución” para activistas que buscan un cambio de régimen en los estados seleccionados por el gobierno de los Estados Unidos.

La HRF está dirigida por Thor Halvorssen Jr., hijo del fallecido oligarca venezolano y activo de la CIA Thor Halvorssen Hellum. Primo del veterano conspirador golpista venezolano Leopoldo López, Halvorssen era un ex-activista republicano universitario que emprendió una cruzada en contra de la corrección política.

Después de una breve carrera como productor de cine de extrema derecha, en el que supervisó un escandaloso documental “anti-ambientalista“ financiado por una corporación minera, Halvorssen cambió de marca como promotor del liberalismo y enemigo del autoritarismo global. Impulsó a la HRF con subvenciones de multimillonarios de derecha como Peter Thiel, fundaciones conservadoras y ONGs, incluida Amnistía Internacional. Desde entonces, el grupo ha estado a la vanguardia de la capacitación de activistas para la actividad insurreccional desde Hong Kong hasta el Medio Oriente y América Latina.


Aunque Achá recibió asilo en los EE.UU., la HRF ha seguido impulsando el cambio de régimen en Bolivia. Como Wyatt Reed informó para The Grayzone, la “activista por la libertad” de la HRF, Jhanisse Vaca Daza, ayudó a desencadenar la etapa inicial del golpe culpando a Morales por los incendios en el Amazonas que consumieron partes de Bolivia en agosto, movilizando protestas internacionales contra él.

En ese momento, Daza se hizo pasar por una “activista ambiental” y practicante de la no-violencia que expresó sus preocupaciones en llamamientos moderados para pedir más ayuda internacional a Bolivia. A través de su ONG, Ríos de Pie, ayudó a lanzar el hashtag #SOSBolivia, que señaló la inminente operación de cambio de régimen respaldada por el extranjero.



Síguenos en Facebook:  La Escuela Socialista Comunitaria 
en Twitter: @escuelanfp y en Telegram
Para recibir nuestro boletín semanal llena el siguiente formulario:


En Bolivia:












Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales