Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Golpe de Estado en Bolivia, fascismo y millonarios


Parte III

Por: Max Blumenthal (Traducción de Rebeca González)


El padrino croata de Camacho y agente de poder separatista

Branko Marinkovic es un importante terrateniente que aumentó su apoyo a la oposición de derecha después de que algunas de sus tierras fueron nacionalizadas por el gobierno de Evo Morales. Como presidente del Comité Pro-Santa Cruz, supervisó las operaciones del motor principal del separatismo en Bolivia.

En una carta de 2008 a Marinkovic, la Federación Internacional de Derechos Humanos denunció al comité como “actor y promotor del racismo y la violencia en Bolivia”.

El grupo de derechos humanos agregó que “condena la actitud y los discursos secesionistas, sindicalistas y racistas, así como los llamamientos a la desobediencia militar, de los cuales el Comité Cívico Pro-Santa Cruz es uno de los principales promotores”.

En 2013, el periodista Matt Kennard informó de que el gobierno de los Estados Unidos estaba trabajando en estrecha colaboración con el Comité Pro-Santa Cruz para alentar la balcanización de Bolivia y socavar a Morales.  “Lo que ellos [los Estados Unidos] presentaron fue cómo podrían fortalecer los canales de comunicación”, dijo el vicepresidente del comité a Kennard. “La embajada dijo que nos ayudaría en nuestro trabajo de comunicación y que tiene una serie de publicaciones en las que exponían sus ideas”.

En una descripción de 2008 de Marinkovic, el New York Times reconoció las corrientes subterráneas extremistas del movimiento separatista de Santa Cruz que presidió el oligarca. Describió el área como “un bastión de grupos abiertamente xenófobos como la Falange Socialista Boliviana, cuyo saludo de mano se inspira en la Falange fascista del ex dictador español Franco”.

La Falange Socialista Boliviana fue un grupo fascista que proporcionó refugio seguro al criminal de guerra nazi Klaus Barbie durante la Guerra Fría. Ex-experto en tortura de la Gestapo, Barbie fue reutilizado por la CIA a través de su programa Operación Cóndor para ayudar a exterminar al comunismo en todo el continente.  A pesar de su nombre anticuado, como los nacionalsocialistas alemanes, este grupo extremista de extrema derecha era violentamente antiizquierdista, comprometido a matar a los socialistas.

La Falange Boliviana llegó al poder en 1971 cuando su líder, el general Hugo Banzer Suárez, derrocó al gobierno izquierdista del general Juan José Torres Gonzales. El gobierno de Gonzales enfureció a los líderes empresariales al nacionalizar las industrias y se puso en su contra a Washington al expulsar al Cuerpo de Paz, al cual consideró un instrumento de penetración de la CIA. La administración de Nixon inmediatamente le dio la bienvenida a Banzer con los brazos abiertos y lo cortejó como un baluarte clave contra la propagación del socialismo en la región. Un comunicado especialmente irónico de 1973 aparece en Wikileaks mostrando al Secretario de Estado Henry Kissinger agradeciendo a Banzer por felicitarlo por su Premio Nobel de la Paz.

El legado golpista del movimiento persistió durante la era de Morales a través de organizaciones como la UJC y figuras como Marinkovic y Camacho.

The Times señaló que Marinkovic también apoyó las actividades de la UJC, describiendo al grupo fascista como “un brazo casi independiente del comité dirigido por el Sr. Marinkovic”. Un miembro de la junta de la UJC le dijo al periódico estadounidense en una entrevista:  “Protegeremos a Branko con nuestras propias vidas”.

Marinkovic ha defendido el tipo de retórica nacionalista cristiana familiar para las organizaciones de extrema derecha de Santa Cruz, llamando, por ejemplo, a una “cruzada por la verdad” e insistiendo en que Dios está de su lado.

La familia del oligarca proviene de Croacia, permitiéndole tener doble ciudadanía. Marinkovic ha sido perseguido por rumores acerca de que los miembros de su familia estuvieron involucrados en el poderoso movimiento fascista Ustacha de Ucrania.

 
El Fuhrer Adolph Hitler se encuentra con el fundador de Ustacha Ante Pavelić en 1941



La Ustacha colaboró ​​abiertamente con los ocupantes nazis alemanes durante la Segunda Guerra Mundial. Sus sucesores volvieron al poder después de que Croacia declarara su independencia de la ex Yugoslavia, antiguo país socialista que fue balcanizado intencionalmente en una guerra de la OTAN, de la misma manera que Marinkovic esperaba que Bolivia lo fuera.

Marinkovic niega que su familia fuera parte de la Ustacha y afirmó en una entrevista con el New York Times que su padre luchó contra los nazis, pero incluso algunos de sus simpatizantes son escépticos. Un analista de los Balcanes de la firma de inteligencia privada Stratfor, que trabaja en estrecha colaboración con el gobierno de los Estados Unidos y es conocida popularmente como la “CIA en la sombra”, elaboró un perfil de antecedentes generales sobre Marinkovic,: “Todavía no conozco su historia completa, pero yo apostaría mucho dinero a que los padres de este tipo son de primera generación (su nombre es demasiado eslavo) y que eran simpatizantes de la Ustacha que huían de los comunistas de Tito después de la Primera Guerra Mundial”.

El analista de Stratfor extrajo un artículo de 2006 del periodista Christian Parenti, que había visitado a Marinkovic en su rancho en Santa Cruz.  La “reforma agraria de Evo Morales podría conducir a una guerra civil”, advirtió Marinkovic a Parenti en el inglés con acento texano que aprendió mientras estudiaba en la Universidad de Texas.

Hoy, Marinkovic es un ferviente partidario del líder de extrema derecha de Brasil, Jair Bolsonaro, cuya única queja sobre el dictador chileno Augusto Pinochet fue que “no mató lo suficiente”.

Marinkovic también es un admirador público de la oposición de extrema derecha de Venezuela.  “Todos somos Leopoldo”, tuiteó en apoyo de Leopoldo López, quien ha estado involucrado en numerosos intentos de golpe de estado contra el gobierno izquierdista electo de Venezuela.

Si bien Marinkovic negó cualquier papel en la actividad militante armada en su entrevista con Parenti, en 2008 fue acusado de desempeñar un papel central en un intento de asesinar a Morales y sus aliados del partido Movimiento al Socialismo.

Menos de dos años antes de que se desarrollara la trama, le dijo al New York Times: “Si no hay una mediación internacional legítima en nuestra crisis, habrá confrontación y, desafortunadamente, será sangriento y doloroso para todos los bolivianos“.


Parte I
Parte II
Parte IV
Parte V

Síguenos en Facebook:  La Escuela Socialista Comunitaria 
en Twitter: @escuelanfp y en Telegram
Para recibir nuestro boletín semanal llena el siguiente formulario:


En Bolivia:












Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en