Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

El contagio o el hambre es el dilema de los trabajadores informales


También en los países ricos 52 por ciento de los trabajadores informales pueden ser empujados hacia la pobreza, y al menos la quinta parte de quienes laboran en la informalidad en los países de ingresos medios, como Marruecos en África, Indonesia en Asia y Argentina en América Latina.

Pobreza relativa es la condición de no poder satisfacer las necesidades básicas, y es una amenaza tan fuerte como la posibilidad de infectarse con el nuevo coronavirus para al menos 1600 de los 2000 millones de trabajadores ocupados en la economía informal en todo el mundo, según la OIT.

La mayoría de los informales trabaja en los sectores más afectados por la parálisis económica asociada al confinamiento, e individualmente o en pequeñas unidades económicas conforman el conjunto laboral más vulnerable en la actual crisis.

Esos sectores incluyen a los trabajadores en los servicios de hostelería y restauración, la industria manufacturera, la venta al por mayor y al por menor, y los más de 500 millones de agricultores que abastecen los mercados urbanos.

Las mujeres se ven especialmente afectadas en los sectores de alto riesgo, como son los servicios de salud, trabajo doméstico y cuidado de personas, destacó el informe.

Más de 75 por ciento del total del empleo informal tiene lugar en empresas con menos de diez trabajadores, incluido 45 por ciento de los trabajadores absolutamente independientes, sin empleados.

En muchos países las medidas de contención “no pueden ser aplicadas eficazmente porque los trabajadores necesitan laborar para alimentar a sus familias, y no tienen otros medios de subsistencia”, lo que compromete los esfuerzos de los gobiernos para proteger a la población con medidas sanitarias, reconoció la OIT.

El porcentaje de trabajadores informales gravemente afectados por el confinamiento va desde 89 por ciento en América Latina y los países árabes, a 83 por ciento en África, 73 por ciento en Asia y el Pacífico, y 64 por ciento en Europa y Asia Central.

La mayoría de los trabajadores informales no tienen otros medios de subsistencia y “por ello enfrentan un dilema que prácticamente no puede ser resuelto: morir de hambre o por el virus”, y esa situación se ha exacerbado por las perturbaciones en el suministro de alimentos a los sectores trabajadores.

El documento llamó la atención sobre la situación de los trabajadores domésticos, que son 67 millones en todo el mundo, 75 por ciento son informales, y para ellos “el desempleo es una amenaza tan grande como el mismo virus”.

Quienes siguen trabajando enfrentan un riesgo elevado de contagio, al cuidar familias en su domicilio privado y la situación es peor para los 11 millones de trabajadores que son migrantes, originarios de los países del Sur.

La crisis de la covid-19 “está exacerbando las vulnerabilidades y las desigualdades existentes, y las respuestas políticas deben garantizar que el apoyo llegue a los trabajadores y a las empresas que más lo necesitan”, afirmó el responsable del área de trabajo doméstico en la OIT, Philippe Marcadent.

Entre sus recomendaciones, la OIT pide a los gobiernos proveer ayuda alimentaria a los trabajadores informales y sus familias, garantizar que quienes resulten contagiados tengan acceso a atención médica, y ayudar a reducir la exposición de los trabajadores ante el nuevo coronavirus.


Síguenos en Facebook:  La Escuela Socialista Comunitaria 
en Twitter: @escuelanfp y en Telegram
Para recibir nuestro boletín semanal llena el siguiente formulario:


En Bolivia:












Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales