Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

¿Conade? No, su verdadero nombre debería ser CONAÑEZ


Por: Mauro Alcócer Hurtado


Hay un grupo de sinvergüenzas, que se atreven a presentarse como “demócratas”, pero que en realidad fueron promotores del golpismo de noviembre, tienen responsabilidad compartida en las masacres de Yapacaní, Sacaba y Sen’kata y son coautores del actual desgobierno de Jeanine Añez.    

Se hacen llamar Conade y son estos que detallo a continuación:


Waldo Albarracín. La personificación del oportunismo, que desde el rectorado de la UMSA ha dejado en bancarrota a esa Universidad. Se quedó con los crespos hechos porque en la repartija de cargos de noviembre no le dieron nada, aunque estaba todo el tiempo detrás del fascista Fernando Camacho. La periodista María Galindo reveló hace 6 meses que Albarracín participó en una reunión en la Universidad Católica junto al embajador de Brasil, Tuto Quiroga, el propio Fernando Camacho, Carlos Mesa y Oscar Ortiz, cuando decidieron convertir a Añez en presidenta. Atrapado con las manos en la masa, Albarracín no fue capaz de balbucear algún tipo de explicación convincente en una entrevista radial con la propia Galindo.       

Rolando Villena. Aprovechó su amistad con Evo Morales para ser elegido Defensor del Pueblo, luego de perder el liderazgo episcopal de la Iglesia Metodista boliviana, cargo en el que estuvo por 20 años sin rendir cuentas de los recursos obtenidos fundamentalmente del Colegio Metodista “Instituto Americano” y del “Hospital Metodista” del barrio de Obrajes, ambos en La Paz. 

Amparo Carvajal. Religiosa española que hace 50 años andaba junto a Luis Espinal y otros sacerdotes de la teología de la liberación. A Espinal lo mataron y los otros (Gregorio Iriarte, Federico Aguiló, Julio Tumiri, Guillermo Siles, Alfonso Pedrajas, Xavier Albó) fueron falleciendo con los años, o se callaron. “Doña Amparo” termina su vida junto a lo peor de la derecha racista, junto a Fernando Camacho, Oscar Ortiz y Jorge Quiroga, amadrinando al régimen de Añez y Murillo, que significan un infierno en la tierra para los humildes.  

Guillermo Paz. Hombre con ideas de ultraderecha que fue capaz de asistir al funeral del dictador genocida Luis García Meza. Nunca ocultó sus convicciones banzeristas, su admiración por Benito Mussolini y Francisco Franco, llegando a plantear que la solución para Bolivia es acabar con los indígenas “de una vez por todas” y que Branko Marincovic y Fernando Camacho son los líderes capaces de hacerlo. De lo peor.    

Manuel Morales Álvarez. Jugó por años al radical, escribiendo furibundos panfletos contra el neoliberalismo, pero quedó a medias en su intento de ser el líder de un neoguevarismo en Bolivia, ya que en ese afán ni siquiera le sirvió haber pasado algunos años en la cárcel. Decidió cambiarse de bando. Hoy pugna por ser portavoz de lo que sea, sin que en realidad represente nada ni a nadie.
Lucio Gonzáles. Alguna vez fue militante de izquierda en el partido Eje Pachakuti y burócrata sindical en la COB. Traicionado por sus propios compañeros terminó encarcelado varios años en Chonchocoro. Su decepción y resentimiento le fue llevando a adoptar posiciones ideológicas cada vez más derechistas, hasta terminar apoyando los movimientos de los “pititas” de noviembre del año pasado.

Este grupo era el que decía: “cualquier opción es preferible a la dictadura de Evo Morales”. Ahora que en Bolivia hay un gobierno de facto que ha hecho suculentos negociados con la pandemia del Covid 19, ahora que en Bolivia hay una verdadera dictadura cuyo ministro de la muerte se llama Arturo Murillo, este grupo de impresentables se atreven a plantear que no debemos ir a las elecciones.

¡Qué bien que les queda a estos alarifes de la restauración del conservadurismo en Bolivia las palabras que el “Chueco” Céspedes dedicó al PIR luego de que ayudara en el colgamiento de Villarroel!: “Desquiciado del marco boliviano, se redujo por determinismo histórico de sus dirigentes, y concluyó sometiéndose a la Rosca boliviana, que los convirtió en sus paniaguados y sicarios”. Cámbiele “Rosca” por “Oligarquía cruceña” y tendrá retratada a esta vanguardia defensora del prorroguismo añista y murillista.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales