Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Votar para vivir


El Gobierno usó la hecatombe sanitaria para prorrogarse con una falsa premisa: elecciones o salud.


Por: Yuri F. Tórrez

Para Cochabamba, 1878 fue un año aciago. Sus calles atestadas de muertos por la convergencia simultánea del tifus y la hambruna configuraron un escenario dantesco nunca visto. Un cronista de El Heraldo retrataba esa calamidad sanitaria: “Estamos viendo a todos esos desventurados trasladándose moribundos y de grandes distancias a buscar su salvación en los insuficientes hospitales de la ciudad, pero aún más lastimoso es todavía ver el aspecto cadavérico de tantos convalecientes que de puerta en puerta recorren mendigando un poco de alimento, un pedazo de pan. La muerte con todos sus horrores y la lúgubre perspectiva de una espantosa hambruna forman el lamentable cuadro de nuestra realidad”.

Esa descripción periodística fácilmente podría mostrar la actual crisis sanitaria. Hace pocos días, un moribundo, contagiado de COVID-19, luego de un recorrido por varios nosocomios colapsados, en ninguno querían recibirlo, no le quedó otra salida: escenificar su muerte y, a la vez, dejar un testimonio simbólico de la hecatombe sanitaria. El hombre agonizante envuelto en una frazada se bajó de un taxi en una calle céntrica deshabitada por la cuarentena de fin de semana y se arrojó sobre el cemento para morir.

La cuarentena rígida de más de dos meses tenía el propósito de equipar hospitales para evitar su colapso. Tarea insoslayable para enfrentar a la pandemia, pero no se hizo. El gobierno de facto de Jeanine Áñez se ocupó de militarizar, especialmente aquellos territorios donde radican/viven los “salvajes masistas”, propalar el miedo a los cuatro vientos, amedrentar a doquier y amenazar con creces. Pero no se ocupó de la salud. Aún peor, estaban haciendo una negociación pútrida con los respiradores automáticos. Quizás, el gobierno de Áñez se imaginó que, teniendo militares en las calles, el virus se iba a escapar despavorido.

Casi tres meses dilapidados. No hay test rápidos, los hospitales no están equipados. Y los enfermos con COVID-19 muriéndose en las calles. Desde hace unas semanas, vecinos que viven alrededor del cementerio público cochabambino miran al cielo ennegrecido. El humo proviene del horno crematorio que está sometido a un uso constante por la sobredemanda de incineración de fallecidos, contagiados por coronavirus. Al igual que los hospitales, el fogón de cremación colapsó, se calentó hasta malograrse. Antes de la pandemia se quemaba tres cuerpos diariamente, hoy la demanda de cremación subió dramáticamente.

Mientras tanto, el Gobierno transitorio se lava las manos. En medio de la pandemia no logró un consenso con los otros niveles gubernativos para articular esfuerzos y encarar seriamente la lucha contra el COVID-19. Todo lo contrario, se afanó en intervenir los Sedes. Quizás esa incapacidad obedece a la carencia de legitimidad democrática de origen. Cuando el ascenso de los casos de coronavirus estaba alcanzando su pico máximo (en junio los casos de contagios por coronavirus rompen los récords), había la necesidad de reforzar la cuarentena, el Gobierno dispuso flexibilizar la misma y traspasar la responsabilidad a los gobiernos departamentales y locales, pero sin los recursos económicos necesarios. Quizás para que los números de contagios sigan funestos.

El Gobierno usó la hecatombe sanitaria para prorrogarse con una falsa premisa: elecciones o salud; luego de sentirse acorralado, recién promulgó la Ley fijando la fecha de los comicios. La administración ineficiente y putrefacta de la pandemia develó que en Bolivia urge un gobierno democráticamente legítimo para encarar al coronavirus y, por lo tanto, la premisa es votar para vivir.

Yuri Tórrez
es sociólogo.

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales