Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

PRONUNCIAMIENTO DE LA ESCUELA NACIONAL DE FORMACIÓN POLÍTICA SOCIALISTA COMUNITARIA ANTE LA COYUNTURA ELECTORAL

 



Como Escuela Nacional de Formación Política Socialista Comunitaria nos pronunciamos en esta coyuntura política, en que la selección de candidaturas de alcaldes y gobernadores para las próximas elecciones subnacionales del 7 de marzo, ha puesto en evidencia la debilidad de la organización y estructura políticas, así como la desideologización del Movimiento al Socialismo (MAS), cuya dirección encabezada por el compañero Evo Morales ha aplicado criterios electoralistas y pragmáticos que han generado varias divisiones y desprendimientos en las filas del instrumento político, lo que puede llevar a que en las próximas elecciones sean más las derrotas que las victorias para el campo popular, con el consiguiente fortalecimiento en varios departamentos de los partidos de derecha, y el posible debilitamiento del gobierno presidido por el compañero Luis Arce.

El MAS es y debe seguir siendo socialista comunitario

Ratificamos en primer lugar nuestro pleno compromiso con la “Tesis Política del IX Congreso Nacional del Movimiento al Socialismo – Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos” que plantea que el objetivo estratégico del proceso de cambio en Bolivia debe ser la construcción del socialismo comunitario en Bolivia hacia el Vivir Bien en armonía con la Madre Tierra.

Hoy este planteamiento es atacado por una corriente ideológica que se presenta como indianista y que pretende destruir el entronque virtuoso que, luego de largos debates, se logró entre el comunitarismo que nos viene desde nuestra propia cosmovisión andina y amazónica de las naciones originarias, con el socialismo por el que lucha históricamente la clase obrera.

Ese ataque contra el socialismo comunitario parte de justificadas críticas –que las compartimos, porque también nosotros como Escuela las hicimos conocer oportunamente- a las desviaciones ideológicas del ex vicepresidente García Linera, como el pactismo con la oligarquía cruceña que terminó estancando la revolución democrática y cultural en nuestro país, o la de “incorporar a los vencidos” que terminó abriendo las puertas del MAS a los infiltrados derechistas. Sin embargo, desde esas críticas al linerismo la así llamada corriente “indianista” pretende generalizar su arremetida al conjunto de los socialistas comunitarios, al conjunto de la izquierda revolucionaria. Consideramos que, de esa forma y así sus portavoces no sean conscientes de ello, la corriente “indianista” está expresando los intereses de clase de la emergente burguesía aymara, que busca apoderarse del instrumento político y del proceso de cambio en su conjunto. No sería la primera vez que un intelectual aymara termine jugando un rol contrarrevolucionario, ocurrió con Víctor Hugo Cárdenas, con Fernando Untoja y con Félix Patzi.

Coyuntura electoral y sujeto histórico del proceso de cambio

Una coyuntura electoral debe significar, para un proyecto político revolucionario, la oportunidad de consolidar presencia territorial, fortaleciendo al mismo tiempo la construcción del sujeto histórico del proceso de cambio. No se trata de ganar a cualquier costo, sacrificando lo estratégico por lo táctico, poniendo en riesgo la base social de un proceso por cálculos cortoplacistas. Esta visión ideológica se ha ido perdiendo en el instrumento político, que desde hace varios años se está convirtiendo nada más que en un aparato electoralista, es a esto que llamamos desideologización. Hoy está planteada la absoluta necesidad de que el MAS vuelva a ser un Instrumento Político Revolucionario, que por esencia es una construcción social y colectiva que ponga en pie nuevamente una fuerte estructura nacional y en todos los departamentos. La maniobra, la prebenda, el verticalismo y el caudillismo, están socavando nuestro instrumento político y es así que estamos ante el peligro de que el gran triunfo del MAS del 18 de octubre del 2020 pueda terminar diluyéndose frente a nuestros ojos.

Para evitar este riesgo es que en el proceso de selección de candidaturas debieron aplicarse los siguientes criterios ideológicos y políticos:

1.       El respeto a los principios ideológicos. Ha sido el propio compañero Evo Morales que ha indicado que nuestros principios son el anticapitalismo, el antiimperialismo y el antineoliberalismo. Esto conlleva la necesidad de construir el socialismo comunitario del Vivir Bien. Pero hay que convertir la retórica principista en práctica política, pasando del discurso al hecho, por lo que ningún candidato masista debería provenir de un partido de derecha o tener posiciones procapitalistas como por ejemplo las tienen los grandes empresarios privados. El peligroso argumento de que “también debemos recuperar a los neoliberales para el proceso de cambio” sólo ha llevado a derechizar nuestro instrumento político.

2.      El respeto al sujeto histórico del proceso de cambio. Los movimientos sociales indígenas campesinos originarios, obreros y populares fueron los que forjaron el proceso de transformaciones en Bolivia, los que impulsaron la Asamblea Constituyente y fundaron el Estado Plurinacional Comunitario. Luego de una sangrienta derrota en el golpe de Estado de noviembre del 2019, organizaron la resistencia con la que vencieron a los golpistas y lograron recuperar las libertades democráticas, aunque todavía falta consolidarlas liberando a todos los presos políticos, garantizando el retorno de todos los exiliados y abriendo procesos a los autores del golpe de Estado. Sin embargo es importante decir que, aun planteando que debe respetarse a las organizaciones sociales, ello no significa que tengan la última palabra, porque puede darse, como se dio en el caso del Bloque Oriente en Santa Cruz o en la ciudad de El Alto, que esas organizaciones respalden a traidores, a infiltrados derechistas o a corruptos. Por ello es que este criterio es el segundo y debe estar sometido al primer criterio, que es el respeto a los principios ideológicos revolucionarios.

3.      La unidad del campo popular. En estas elecciones la derecha ha aprendido de las elecciones nacionales del 18 de octubre: no ir separada, sino juntarse en fuertes candidaturas en lugares estratégicos, para así garantizar sus propios triunfos. Por ello es que desde la izquierda expresada en el MAS – IPSP, se debieron construir candidaturas unitarias en torno a cuadros políticos sin ningún tipo de manchas en su trayectoria. Lamentablemente se acude a personajes como Cronenbold que en Santa Cruz defendió públicamente al fascista Camacho, o el derechista Miguel Becerra en Pando, que sólo expresan oportunismo carente de principios revolucionarios.

4.      La participación igualitaria de mujeres en las candidaturas. Debió fortalecerse como una forma de avanzar en la lucha contra el patriarcado, pero en lugar de eso se ha debilitado, primando criterios machistas en la selección de candidatos. Los movimientos de mujeres organizadas son los que más están creciendo en Sudamérica, en Chile por una Asamblea Constituyente, en Perú con las movilizaciones contra los gobiernos ilegítimos y en Argentina por la despenalización del aborto. El proceso boliviano no puede quedar al margen, en todo caso debe colocarse en la primera línea en la lucha por la despatriarcalización.

5.      La renovación generacional combinada con la experiencia de los cuadros revolucionarios. Hay una nueva generación de jóvenes dirigentes que exigen tener lugar en las candidaturas. Lamentablemente no se ha dado curso a esta potencialidad joven, que hoy está buscando nuevas formas de expresión política por ejemplo en los denominados “autoconvocados”. Si no los organizamos desde la izquierda, serán cooptados por la derecha. Pero esto parece que no comprenden la actual dirigencia del MAS, que ha dado lugar a que hoy cunda el falso discurso de la “renovación” sin principios revolucionarios, como el que maneja Eva Copa en la ciudad de El Alto, queriendo hacer olvidar al pueblo que insistió en llamar “transición constitucional” al golpismo, haciendo el mayor favor a Añez y Murillo.

La Escuela Nacional de Formación Política Socialista Comunitaria cumple con su obligación de alertar que en la selección de candidaturas no se han respetado, en todos los lugares, los criterios arriba expuestos. Estamos de acuerdo con la sugerencia de que para futuras experiencias se aplique el método de las elecciones internas denominadas “primarias”, pero para que en la práctica ese método no se desvirtúe debe aplicarse respetando los cinco criterios anotados. De otra forma será un remedio peor que la enfermedad.

La Escuela Nacional de Formación Política Socialista Comunitaria ratifica su vocación unitaria y principista revolucionaria. Creemos que hay candidaturas que expresan adecuadamente los cinco criterios de selección y son: 1) La candidatura del compañero Franklin Flores a la gobernación de La Paz, 2) La candidatura del compañero Nelson Cox a la alcaldía de Cochabamba, y 3) La candidatura de la compañera Adriana Salvatierra a la alcaldía de Santa Cruz. Estas tres candidaturas debieran convertirse en los referentes de la campaña nacional.

Finalmente, alertamos que en un escenario con más derrotas que victorias como el que podría presentarse luego del 7 de marzo, la derecha se volverá más agresiva en su permanente labor de desgaste de nuestro actual gobierno. Sólo la unidad programática y estratégica del pueblo, más allá de la coyuntura electoral, podrá defender el proceso de cambio.

Bolivia, 3 de enero de2021

Comentarios

  1. Que acciones viene realizando fuera del pronunciamiento? se hace necesario la capacitación, formación y comprometidos leales, y no tener personajes fallidos reciclados, oportunistas y camaleones, al calor de las elecciones.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Escriba sus comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales