Ir al contenido principal

El fascismo está actuando en Santa Cruz, el gobierno debe investigar

Las casetas del populoso mercado Mutualista en Santa Cruz comenzaron a quemarse la noche de ayer domingo, justamente al día siguiente de que los gremialistas anunciaron que no acatarán el anunciado paro de 48 horas decidido por la Gobernación y el Comité Cívico cruceños, a la cabeza de otras instituciones totalmente controladas por la derecha, como la Universidad Gabriel René Moreno. Aunque se desconocen las causas que originaron este desastre, llamó enormemente la atención que los pocos hidrantes de la zona no tenían agua, por lo que el fuego que inició en algunos puestos pudo extenderse rápidamente. Vanos fueron los esfuerzos de los comerciantes, que trataron de recuperar la mercadería que tenían en sus kioscos, arriesgando sus vidas. Con la llegada de los bomberos y colaboración de los mismos comerciantes se combatió el siniestro; luego, cuando arribó al lugar Luis Fernando Camacho, fue recibido con mucha hostilidad porque varios comerciantes abiertamente lo acusaron de estar detrás

Caso Murillo: la UIF y la Fiscalía se aplazan




Por: Teresa Morales Olivera

Luego de las elecciones de octubre pasado, la gran mayoría de los bolivianos tenía la esperanza de que los casos de corrupción sean aclarados, procesados y castigados.

En los últimos días, la opinión pública de nuestro país ha sido sacudida por la detención en Estados Unidos de Arturo Murillo, exministro de Áñez, por el caso de lavado de dinero en la compra de gases lacrimógenos. El proceso judicial que causa su detención no reside en Bolivia, sino en Estados Unidos.

Sorpresa y perplejidad en toda Bolivia porque se demuestra la total ineficiencia del sistema de investigación financiera y el sistema judicial boliviano, dado que las operaciones financieras surgieron en Bolivia; instituciones que ni siquiera han prevenido la fuga de personas y la salida de dinero indebidamente apropiado. Perplejidad también porque este caso ya fue denunciado, incluso documentalmente, por Gigavisión hace un año atrás (1 de junio de 2020)..

En Bolivia, el Ministerio Público, pero más específicamente la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF), tienen mandatos legales claros: investigar y castigar la corrupción y el lavado de dinero o legitimación de ganancias ilícitas; sin embargo, un sistema investigativo y judicial extranjero mostró más interés o más eficiencia en este caso.

Adicionalmente, según informes oficiales, las cajas de seguridad de Murillo en el Banco Nacional de Bolivia se vaciaron hace menos de 45 días. Cabe concluir que, hasta hace escasamente un mes, la UIF no había encendido las alarmas y tomado las medidas necesarias para evitar que Murillo sacara dinero y/o bienes o documentos del sistema financiero boliviano. Esto es inaceptable si además se conoce las múltiples denuncias de corrupción hechas contra Murillo por parte de parlamentarios, dirigentes de organizaciones sociales e incluso nuestro actual Ministro de Gobierno.

La UIF tiene competencia y atribución legal para conocer e investigar cualquier movimiento financiero en bancos nacionales y solicitar —a través de la red mundial de UIF— información de cuentas de bolivianos (como Murillo) en bancos extranjeros. Así lo hacen todas las UIF del mundo, que son parte de un sistema interconectado para investigar operaciones financieras que muestren indicios de ser de origen ilícito. La valiosa información así conseguida, debe ser entregada por la UIF a la Fiscalía para que continúe el proceso. La UIF debiera, incluso, realizar “de oficio” esas investigaciones, más aun existiendo los antecedentes ya mencionados.

Por otro lado, es vergonzoso que el Fiscal General recién el 27 de mayo anuncie que “congelarán las cuentas de Murillo en el exterior”, luego de que éste haya vaciado tranquilamente todas sus cajas de seguridad en el BNB el pasado 15 de abril. No tiene calificativo la forma de actuar del fiscal general Juan Lanchipa cuando él mismo informa que Murillo fue imputado en Bolivia el 12 de enero de este año (hace casi cinco meses).

Estas inconductas van más allá de una simple “lentitud” o “ineficiencia”. Estos hechos debían llevar a la renuncia del mismo fiscal general Lanchipa y de muchos otros fiscales y autoridades que no cumplen con su país y con su mandato legal y constitucional.

Lo que ha pasado no solo muestra una clara ineficiencia de funciones, que ya es grave, lo que ha pasado constituye además una traición a todos los principios constitucionales y democráticos que inspiran al actual Gobierno.

Nuestro presidente Luis Arce ha denunciado que el gobierno golpista de Áñez ha dejado en muy mal estado a la economía nacional, es lamentable que sus propias autoridades no estén a la altura de su gestión de gobierno y no hayan investigado debidamente éste y otros casos.

Quienes defendemos el proceso de cambio instalado en el país hace más de 15 años, por lealtad con nuestro pueblo, no podemos callar hoy. Es la crítica constructiva y no el silencio, la que ayuda a avanzar en bien de los objetivos nacionales y plurinacionales del actual Gobierno.

Este tipo de autoridades no están a la altura de lo que necesita y merece un pueblo como el boliviano que, con gran coraje y mediando trágicas muertes de héroes y heroínas, echó del gobierno a Áñez, a Murillo y a todo el golpismo. Las muertes de Senkata, Sacaba, Pedregal, Huayllani y muchas otras deben honrarse defendiendo la justicia y castigando la corrupción, sin cobardía y sin ineficiencia. La cobardía, la ineficiencia y el dolo deberían ser propios de otros gobiernos, no del nuestro; los militantes del cambio en Bolivia debemos exigir ese elemental compromiso a nuestras autoridades y no esperar que su tarea la hagan fuera del país.

Teresa Morales Olivera es exdirectora de la UIF.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La despatriarcalización

Por: Julieta Paredes Al igual que el Seguro Universal de Salud (SUS), la despatriarcalización, como nombre para una política pública, tardó mucho, pero llegó. Entonces, en este marzo de luchas de las obreras, es necesario analizar, ¿qué es lo que realmente llegó? Fruto de una serie de movilizaciones de mujeres pertenecientes a las organizaciones sociales del proceso de cambio, se lograron algunas medidas en el Ejecutivo. Fueron movilizaciones que se realizaron a lo largo del año pasado, con encuentros departamentales. Así fue que se logró concretar un listado de demandas que más o menos se repitieron a lo largo de estos años, con algunas interesantes novedades. Entre ellas podemos señalar la exigencia del salario al trabajo doméstico y la necesidad de un espacio en el Gobierno para este sector. Algo así como un Ministerio de las Mujeres, instancia que tenga la jerarquía necesaria para efectuar las tareas que corresponden a la mitad de la población de Bolivia que somos las mu

Idiosincrasia e ideología

Por: Félix Tarqui Triguero No son posibles las revoluciones económicas sin las revoluciones culturales porque todos aquellos contenidos que constituyen el fundamento de determinada cosmovisión propia de cada nacionalidad o sociedad pueden ayudar o frenar su avance por ser una manera de pensar de cada agrupación humana, en funcion a su historia y cultura. Así nace la idiosincrasia propia de cada pueblo, sin embargo, se enfrenta a la idiosincrasia forzada o alienante que influye día a día a las grandes masas de la población mundial de manera globalizante, en ese contexto necesitamos ver que Bolivia es un país de molde capitalista y sub desarrollado (empobrecido por la clase dominante que gobernó desde 1825 exceptuando a Antonio José de Sucre, Andrés de Santa C. hasta el 2005), La ideología como el estudio de las ideas es también un proceso de construcción critica, influenciado tan pronto el individuo se encuentra inmerso en las realidades sociales, económicas, culturales

Pedro Ignacio Muiba, el héroe

Por: Homero Carvalho Oliva En 1975, mi padre, Antonio Carvalho Urey, terminó una investigación iniciada en la década de los sesenta que habría de cambiar la historia nacional. Después de muchas visitas al Archivo Nacional de Bolivia, dirigido en ese entonces por Gunnar Mendoza, extraordinario intelectual e historiador, quien le ayudó a ubicar los folios que habrían de probar toda una hazaña que da testimonio que los indígenas moxeños participaron activamente en la Guerra de la Independencia de nuestro país, al mando del cacique Pedro Ignacio Muiba. Esta investigación se publicó, primero en septiembre de 1975, en un policopiado financiado por la Universidad Técnica del Beni, en un pequeño tiraje de 200 ejemplares y luego en la famosa Biblioteca del Sesquicentenario de Bolivia. Dos años más tarde, en 1977, Antonio publicó el libro titulándolo Pedro Ignacio Muiba, el Héroe y de esa manera se reparó una injusticia histórica. En sus investigaciones, Antonio se basó, entre otros, en